PUBLICIDAD
Electromovilidad

Reconocidas marcas de vehículos continúan sin firmar acuerdo para dejar de producir autos a combustión

En la COP27 hubo algunas avances para paliar los efectos del cambio climático sobre países vulnerables, pero ninguna empresa de autos apoya la lucha verdadera.

Si bien la Conferencia por el Cambio Climático de Naciones Unidas (COP27) celebrada en Egipto finalizó con un acuerdo de buenas intenciones, tuvo una profunda fractura sobre cómo frenar la generación de CO2.

Greenpeace Alemania, contra VW, Toyota y Huyndai

En este sentido, se adoptó una resolución para crear un fondo para paliar los daños climáticos que sufren los países más vulnerables, sin embargo, no hubo acuerdo para reducir las emisiones contaminantes.

En el marco de la crisis energética mundial provocada por la guerra entre Rusia y Ucrania, ha dejado al descubierto las discrepancias en la conflictiva cumbre sobre cómo el mundo debería realizar la transición hacia energías limpias.

Veto a vehículos de combustión

El desacuerdo de la COP27 en materia de combustibles fósiles supone un balde de agua fría para la alianza integrada por más de 200 países, fabricantes y regiones, para impulsar que todas las ventas de nuevos automóviles y camionetas sean cero emisiones en 2035 en los principales mercado y 2040 a nivel global.

La coalición, denominada Accelerating to Zero (A2Z), amplía la declaración de Vehículos Cero Emisiones de Glasgow (COP26) nacida para eliminar las ventas de coches y furgonetas de combustión a partir de 2035 en los grandes mercados.

El acuerdo de Glasgow fue firmado por más de cien entidades y países (31), entre los que no estaban los mayores productores de vehículos del mundo: 

  • China
  • Estados Unidos
  • Japón
  • India
  • Corea del Sur
  • Alemania
  • México
  • Brasil 
  • España
  • Tailandia

El acuerdo establece un consenso para aportar recursos financieros «nuevos, adicionales, predecibles y adecuados» para ayudar a los países en desarrollo que se encuentran en una posición vulnerable respecto a los impactos «económicos y no económicos» del cambio climático. 

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha celebrado la aprobación de este fondo que constituye «un símbolo político para reconstruir la confianza perdida», aunque ha lamentado que «claramente esto no va a ser suficiente». 

«Las voces de aquellos que hacen frontera con la crisis climática deben ser escuchadas. Naciones Unidas va a apoyar estos esfuerzos en cada paso del camino», aseguró.

//Mirá también: Todos los lanzamientos de autos híbridos y eléctricos que llegarán al país en 2023

«Si bien el progreso en pérdidas y daños es alentador, es decepcionante que la decisión en su mayoría copió y pegó el lenguaje de Glasgow sobre la reducción de las emisiones, en lugar de tomar nuevos pasos significativos», explicó la directora ejecutiva del Instituto de Recursos Mundiales, Ani Dasgupta, en diálogo con Bloomberg.

«Es alucinante que los países no hayan reunido el valor para pedir la eliminación gradual de los combustibles fósiles, que son el principal impulsor del cambio climático”, se lamentó.

Greenpeace denuncia que Toyota, Hyundai y VW profundizan la crisis climática

Por otro lado, los grandes fabricantes de automóviles como Toyota, Hyundai y Volkswagen siguen quedándose atrás en la transición hacia el coche eléctrico, y sus previsiones de ventas no están alineadas con el objetivo de 1,5 ℃ fijado en el Acuerdo de París, según el informe ‘La burbuja del motor de combustión’, publicado por Greenpeace Alemania, que coincidió con la celebración de la COP27 en Egipto.

En la actualidad, la industria automovilística va camino a vender 397 millones de vehículos diésel y gasolina por encima de lo que sería compatible con el límite de 1,5 ℃

“Los principales fabricantes, como Toyota, Volkswagen y Hyundai, están transicionando hacia los vehículos cero emisiones mucho más despacio de lo que deberían, con peligrosas consecuencias para nuestro planeta”, declaró Benjamin Stephan, responsable de Clima en Greenpeace Alemania.

“Si las regulaciones internacionales continúan elevando su nivel de ambición, los fabricantes se arriesgan a perder buena parte de sus activos y de su cuota de mercado”, agregó.

La investigación publicada en Greenpeace Alemania concluye con que los fabricantes deben acelerar su transición hacia vehículos con cero emisiones, bajo la amenaza de afrontar pérdidas económicas y generar una catástrofe mundial.

//Mirá también: Stellantis fabricará un millón de vehículos eléctricos por año para 2024

Según este informe, las ventas previstas por las grandes marcas serán muy altas, lo que pone en peligro la acción climática mundial que se debate en la actualidad, no solo en la COP.

  • 63 millones de vehículos para Toyota
  • 43 millones para Volkswagen
  • 39 millones para Hyundai-Kia
  • 13 millones para GM

Una planta de baterías de VW no alcanza

El informe de Greenpeace Alemania apareció luego de que Volkswagen confirmase la instalación de su nueva planta de baterías en Sagunto, Valencia, España, donde estima fabricar más de 800 mil baterías al año para las fábricas que el grupo tiene en Martorell y Pamplona. 

En este sentido, Greenpeace recuerda que los planes de electrificación del fabricante alemán resultan insuficientes: los equipos de investigación prevén que los vehículos eléctricos de baterías (BEV) representarán tan solo el 52 % de las ventas totales en 2030, lejos de la demanda de lograr un 100% de ventas eléctricas en 2028.

Si los grandes fabricantes no se comprometen a acelerar su transición hacia modelos cero emisiones, se arriesgan a perder cuota de mercado frente a las nuevas marcas 100 % eléctricas”, concluyó Adrián Fernández, responsable de movilidad de Greenpeace España.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 13/01, 8:58 pm