PUBLICIDAD
Consumo

Un estudio confirmó que comer pescado equivale a tomar agua contaminada por un mes

La revista Environmental Research publicó un estudio en el que advierten sobre la presencia de sustancias químicas en peces de agua de río.

Según un reciente estudio, comer un pescado proveniente de un río o lago de Estados Unidos equivale a tomar agua contaminada con productos químicos durante un mes.

Entre los productos químicos se puede encontrar al perfluoroalquiladas y al polifluoroalquiladas (PFAS), que son una gran familia de sintéticos desarrollados en 1940 para resistir la humedad y el calor. 

Estos productos son utilizados en los revestimientos antiadherentes como el teflón, los textiles o los envoltorios de productos alimenticios. Sin embargo, no solo dañan el medioambiente, sino también que tienen un impacto negativo en el hígado y en el nivel del colesterol. 

Comer pescado equivale a tomar agua contaminada durante un mes

//Mirá también: Una fotografía encendió las alarmas: apuntan a dos industrias por la contaminación del Río Salado

Los científicos que decidieron llevar a cabo este estudio analizaron 500 muestras, entre distintos pescados de lagos y ríos estadounidenses durante el período 2013 y 2015.

Según el estudio, que se publicó en la revista Environmental Research, el índice medio de contaminación es de 9,5 microgramos por kilo. Tres cuartas partes de esas muestras mostraban una contaminación a base de PFOS, que son una subgama de sustancias dentro de las PFAS.

//Mirá también: Ante la preocupación por el plástico, crece entre los argentinos el compromiso por reciclar los residuos

Los números que dio el informe son alarmantes, ya que ese índice de contaminación equivale a beber durante un mes agua contaminada con 48 partes de PFOS por billón. 

Según la reglamentación prénsete en Estados Unidos, el agua está habilitada para el consumo humano solo si contiene como máximo 0,2 partes de PFOS por billón.

Los PFAS son «probablemente la mayor amenaza química para la especie humana en el siglo XXI», añadió Patrick Byrne, investigador de contaminación medioambiental de la universidad británica John Moores de Liverpool.

«Este estudio es importante porque representa la primera prueba de la transmisión directa de las PFAS del pescado al hombre», argumentó.

El estudio fue publicado a iniciativa de Dinamarca, Alemania, Holanda, Noruega y Suecia, que presentaron una propuesta de prohibición de PFAS a la Agencia Europea de Productos Químicos.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 19/01, 1:54 pm