PUBLICIDAD
En Alemania

Greta Thunberg, tras ser detenida: «La protección del clima no es un delito»

Miles de personas, incluida la activista sueca, se manifestaron contra la extensión de una mina de carbón en el oeste del país que maneja la empresa RWE.

«La protección del clima no es un delito». Así lo sentenció la activista ecologista sueca Greta Thunberg un día después de ser detenida en Alemania, tras ser desalojada de un campamento de protesta contra la extensión de una mina de carbón en el oeste del país.

//Mirá también: Video: los robots de Boston Dynamics ahora pueden saltar, agarrar objetos, llevarlos, ¡y hasta lanzarlos!

Thunberg, que está desde el sábado en Alemania, fue detenida el martes por participar en una manifestación contra la extensión de la mina de carbón a cielo abierto más grande de Europa, ubicada en el pueblo abandonado de Lützerath.

«Ayer formaba parte de un grupo que protestaba pacíficamente contra la expansión de una mina de carbón en Alemania. Fuimos cercados por la Policía y detenidos, pero nos dejaron marchar esa tarde», tuiteó la activista.

Los arrestos ocurrieron cuando unos 70 manifestantes, entre ellos Thunberg, se sentaron al borde de la mina de carbón Garzweiler.

Por qué se llevó a cabo la protesta

El sábado pasado, la protesta reunió a más de 15.000 personas, según la Policía, y unas 35.000 personas, según los organizadores.

//Mirá también: Un estudio confirmó que comer pescado equivale a tomar agua contaminada por un mes

Ese día, la manifestación derivó en enfrentamientos que dejaron decenas de heridos, y activistas acusaron a la Policía de haber ejercido «violencia pura».

Lützerath, el pueblo ubicado al oeste de Colonia que fue abandonado hace un tiempo por sus habitantes y que es propiedad ahora de la multinacional alemana de combustibles fósiles RWE, llevaba días acordonado y rodeado por una doble valla.

Actualmente se están demoliendo los pocos edificios que quedan en el asentamiento para que RWE pueda excavar el carbón de lignito que hay debajo.

El Ejecutivo considera necesaria su extensión para garantizar la seguridad energética del país tras la interrupción del suministro de gas ruso. Los detractores del plan rechazan este argumento y alegan que las reservas actuales de lignito son suficientes.

Qué dijo Greenpeace

«Hoy en Lützerath, la gente se está levantando unida por un futuro mejor, y está mostrando un apoyo masivo a las y los activistas que llevan años protestando contra la minería del carbón. Lützerath es el límite: si se extrae el carbón que hay debajo, Alemania no podrá respetar el Acuerdo de París. La codicia de RWE no puede estar por encima de la protección de las personas y del clima. Es hora de detener la destrucción de Lützerath. Este carbón tiene que permanecer bajo tierra», dijo Karsten Smid, experto en energía de Greenpeace Alemania.

//Mirá también: Crisis energética: Alemania prevé menos producción y poco empleo para 2023

«Fuimos cercados por la Policía y detenidos, pero nos dejaron marchar esa tarde», tuiteó la activista.

Sara Ayech, responsable de la campaña mundial sobre el clima de Greenpeace Internacional, añadió: «Estamos en 2023, en plena crisis climática, y aunque destruir un pueblo para ampliar una de las mayores bombas de carbono de Europa debería considerarse un delito, sigue siendo legal. La influencia de las empresas de combustibles fósiles es tan poderosa que los considerados criminales ahora son los que luchan por la justicia climática. Es hora de exigir responsabilidades a las empresas de combustibles fósiles».

Desde Greenpeace afirman que el proyecto de RWE, al igual que la extracción de combustibles fósiles y las nuevas infraestructuras en todas partes, «está vinculado a la destrucción de la vida de las personas, del clima y del planeta. Y al final, esto está teniendo el peor impacto en las personas de los países que menos han contribuido a la crisis climática».

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 19/01, 2:52 pm