PUBLICIDAD
Plastic Odyssey

Un barco crea conciencia ecológica en el mundo y deja un mensaje para tener en cuenta

El plástico es uno de los elementos más contaminantes y que más tiempo tarda en degradarse. Por este motivo, el barco busca ayudar al tratamiento del mismo.

En el año 2019, la contaminación plástica generó 1,800 toneladas de dióxido de carbono por metro cúbico, contribuyendo al 3.4% de la contaminación global y perpetuando un aumento preocupante. Frente a este desafío, surge «Plastic Odyssey», una iniciativa de concienciación ambiental encarnada en un barco francés.

Este navío, más que un recolector de desechos plásticos en los océanos, es un laboratorio flotante y una escuela itinerante que destaca el impacto del plástico en el medio ambiente. No solo busca recoger residuos, sino enseñar cómo transformar el plástico en recursos útiles en lugar de contribuir a su acumulación y contaminación.

Partiendo de Francia, «Plastic Odyssey» se propuso dar la vuelta al mundo en un periodo de tres años. La primera etapa se cumplió en América, y a partir de 2024, la embarcación se dirige hacia países de Asia para continuar su labor educativa.

Entre los elementos a bordo, se destacan un circuito completo de reciclaje, una trituradora para reducir los residuos a virutas, un tanque de lavado, una centrifugadora para el secado y una máquina para transformarlos en elementos reutilizables.

Es importante subrayar que la misión de «Plastic Odyssey» no es asumir la responsabilidad exclusiva de retirar plásticos contaminantes, sino impulsar la conciencia ambiental y fomentar la aplicación de equipos y técnicas similares en cada país, promoviendo así un cambio global en la gestión del plástico.

Cuánto contamina el plástico al medioambiente

La contaminación plástica es un problema significativo para el medio ambiente y tiene múltiples impactos negativos. A continuación, se describen algunas de las formas en que el plástico contamina el medio ambiente:

Descomposición lenta: el plástico es un material que se degrada muy lentamente en comparación con otros materiales, como papel o residuos orgánicos. Algunos tipos de plástico pueden tardar cientos de años en descomponerse por completo.

Microplásticos: la degradación de plásticos más grandes o la liberación directa de pequeñas partículas de plástico, conocidas como microplásticos, contribuyen a la contaminación de océanos y cuerpos de agua. Estas partículas pueden ser ingeridas por organismos marinos y, eventualmente, ingresar a la cadena alimentaria.

Contaminación del agua: los desechos plásticos pueden contaminar fuentes de agua, como ríos y océanos. Esto afecta tanto a la vida acuática como a los ecosistemas terrestres que dependen del agua limpia.

Impacto en la vida marina: muchos animales marinos, como aves, peces y mamíferos, ingieren accidentalmente plásticos que flotan en el agua. Esto puede causar daños internos y, en algunos casos, llevar a la muerte de los animales.

Contaminación del suelo: los desechos plásticos también afectan la calidad del suelo. Cuando se acumulan en áreas terrestres, como vertederos o áreas no gestionadas, pueden liberar productos químicos tóxicos a medida que se descomponen, afectando la salud del suelo y la vida vegetal.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 23/01, 1:19 pm