PUBLICIDAD

Seamos Bosques: una empresa de triple impacto que brinda soluciones contra el cambio climático

“Toda actividad contamina de alguna manera. Lo bueno es que tenemos al alcance opciones para hacernos cargo”, explica Delfina Schiano, Coordinadora del Programa de Biodiversidad.

Seamos Bosques es una empresa de triple impacto que brinda soluciones naturales al cambio climático a través de distintos servicios que son: ‘Cómo las personas pueden medir y compensar su huella de carbono’ y ‘cómo las empresas pueden medir con un plan de compensación de huella de carbono, o bien, tener un bosque corporativo’.

A través de estos servicios mencionados, la compañía logra sustentar el proyecto y, de esta manera, aparecen tres programas que son pilares en el trabajo diario: Restauración Forestal, Biodiversidad y Comunidad. Para saber más acerca de la firma, hablamos con Delfina Schiano, Coordinadora del Programa de Biodiversidad.

Con estos tres se restaura el bosque, se protege y se fomenta la biodiversidad de uno del ecosistema que se puede encontrar en el bosque, se genera empleo local en la zona de proyecto y se concientiza sobre nuestra flora y fauna nativa y cómo cuidarlo. Seamos Bosques te conecta con el bosque nativo”, comenta Schiano, en diálogo con Economía Sustentable.

//Mirá también: Diputada cordobesa presentó un proyecto de ley para la creación del Parque Nacional Ansenuza

Seamos Bosques es una empresa con 20 años de experiencia plantando árboles nativos en la Argentina y está compuesta por un equipo comprometido y multidisciplinario que trabaja para recuperar el equilibrio en la Tierra.

“Mi rol dentro de Seamos Bosques se destina al programa de Biodiversidad, el trabajo consiste en el monitoreo mismo del ecosistema dentro del proyecto. Uno para poder realmente ver si el bosque se está restaurando: para esto necesito observar atentamente lo que ocurre allí adentro. ‘¿Cómo lo hago?’ Mediante un monitoreo con cámara trampa y observaciones en campo, donde se arma nuestra base de datos”, revela Delfi, sobre su trabajo diario.

Y agrega: “A partir de ahí profundizamos nuestro conocimiento del bosque y vamos sacando conclusiones de la red que existe entre todas las especies que lo habitan. En base a esto, se van armando proyectos y actividades para mostrar e involucrar a nuestra comunidad, divulgar el conocimiento generado y ver nuevas medidas para conservar de mejor manera a las especies que se encuentran en el bosque”.

Restauración Forestal

El programa de restauración forestal es la base de todo el proyecto y se encuentra muy vinculado con el programa de biodiversidad ya que al restaurar el ecosistema empezando por el reino vegetal, se le da la estructura para que gradualmente empiece a resurgir el resto; debido a que se rearma y fortalece esa red trófica que previamente se encontraba deteriorada”, explica.

“(Esto) se lleva adelante mediante el control de especies exóticas, la plantación de árboles nativos de la eco-región Yungas (donde se encuentra el proyecto) y el mantenimiento y monitoreo de ambas anteriores», sostiene.

«Cabe destacar que la plantación de árboles nativos en el bosque tiene todo un proceso extenso atrás con varias actividades a seguir y como base principal se encuentra la recolección de semillas (que es el primer paso en poder plantar) que se realiza dentro del mismo bosque en ubicaciones específicas a lo largo de todo el año, manteniendo entonces la genética original que siempre estuvo”, revela.

Regalá un árbol

El árbol será plantado y cuidado durante su crecimiento. Recibirás un certificado y el código para verlo en un mapa interactivo, donde además subiremos novedades de la biodiversidad presente en el bosque”, reza el comunicado de la empresa. Pero, cómo es la temática: una de las preguntas que surge es si uno puede ver la ubicación en un mapa interactivo en tiempo real.

“Exactamente, dentro de cada árbol que se regala, se le otorga un certificado y las coordenadas geográficas de dónde se encuentra el mismo. Puede ser visto con más detalles a través del mapa interactivo que dentro de sus varias funciones, también se puede encontrar el árbol con un código personalizado que nosotros proveemos a cada cliente”, responde Delfina.

“La idea principal es que cada uno que haya regalado o recibido un árbol o medido su huella de carbono y compensado o armado su bosque corporativo, pueda ir a visitar su árbol en el bosque. El problema actual de hoy es que, debido a la pandemia, no se están realizando visitas al proyecto pero esperamos próximamente poder recibir tanto a las personas individuales y a empresas”, comenta. 

“Es importante destacar que al borde del proyecto se encuentra el pueblo de El Cajón, que contiene una población de 400 habitantes; lo cual sería un riesgo muy elevado realizar visitas frecuentes en este momento”, subraya.

Bosques corporativos

En los bosques corporativos, sean creados mediante la medida de huella de carbono o no, se encuentran todo tipo de empresas de todas las industrias y todos los tamaños: desde una agencia de tatuajes hasta una acondicionadora de contenedores de exportación”, revela.

Añade: “Cuando se crean a través de compensación se puede apreciar la belleza del cálculo de la huella de carbono: es una herramienta simple y es una de las métricas que se están incorporando cada vez más, sin importar ni el rubro ni el tamaño”.

Medí tu huella de carbono

Existen muchas acciones que las personas pueden tomar a nivel individual para contribuir a la lucha contra el cambio climático y ‘medir tu huella’ es una de ellas. “Se ofrece una calculadora gratuita a las personas para que con un cuestionario simple, puedan conocer su contribución individual al cambio climático”, resalta.

“El resultado se expresa en toneladas de CO2 equivalente y siempre se calcula sobre el largo de un año. Luego ofrecemos la opción de compensarlo mediante la compra de la cantidad de árboles equivalentes para capturar esa cantidad de CO2, lo que serán plantados al nombre de la persona, brindándole certificado y geolocalización entre otras cosas”, describe.

Como conclusión, el mensaje que quiere dejar Delfina y que está avalado por su trabajo en Seamos Bosques, es el siguiente: “Toda actividad contamina de alguna manera, desde una empresa que produce equis producto o brinda equis servicio, hasta nosotros como individuos cada vez que prendemos la luz o almacenamos un mail«.

«Lo bueno -añade- es que tenemos al alcance, opciones para hacernos cargo de esto de manera sencilla, pudiendo cuantificar, compensar y además, poder generar un efecto domino positivo en el mundo”.

Historia de Seamos Bosques

“Es un proyecto familiar, la familia Bellsola al heredar tierras donde se encontraba un bosque degradado, decidieron restaurarlo como un hobby/pasión, se viene haciendo desde 1998. Sin embargo, en el 2017, Jorge Bellsola (Hijo) ve que existe la necesidad del mercado de luchar contra el cambio climático y ahí decide transformar lo que era un proyecto familiar en una empresa para empezar a ofrecer un servicio profesional y contratar un equipo técnico en Buenos Aires además del equipo de campo”, cierra Delfina.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 29/09, 5:43 pm