PUBLICIDAD
Fenómeno

Se invertirán los polos magnéticos del Sol y científicos están preocupados por los efectos en la Tierra

Esta inversión más reciente tuvo lugar en 2013, y los científicos calcularon que comenzará nuevamente este año.

El ciclo de actividad solar tiene una duración promedio de unos once años, marcando un hito crucial conocido como el “máximo solar”. Durante este periodo, también se produce la inversión de los polos magnéticos de la Tierra. Esta inversión más reciente tuvo lugar en 2013, y los científicos calcularon que comenzará nuevamente este año.

Se invertirán los polos magnéticos del Sol

Las proyecciones indican que el “máximo solar” del ciclo actual se producirá entre finales de 2024 y principios de 2026. Durante este período, se espera la inversión de los polos magnéticos del Sol y el comienzo de la transición hacia el “mínimo solar”.

Durante este evento, el campo magnético de la estrella solar se aproxima a un dipolo, que consiste en un conjunto de dos polos eléctricos o magnéticos de igual magnitud pero de signo opuesto, similar al campo magnético terrestre.

//Mirá también: El deshielo del Everest desentierra lo peor que se puede encontrar en una montaña

“Durante este período, el campo magnético del Sol se vuelve más complejo, sin una clara separación entre los polos norte y sur”, explicó Ryan French, un astrofísico solar, en declaraciones a Space.com.

Después de que pase el máximo solar, los polos se invierten y luego sigue el mínimo solar, cuando el Sol vuelve a configurarse como un dipolo con polaridad invertida.

La próxima inversión de los polos magnéticos ocurrirá con el campo magnético norte pasando al sur en el hemisferio norte y viceversa en el hemisferio sur. “Esto llevará al Sol a tener una orientación magnética similar a la de la Tierra, que también tiene su campo magnético orientado hacia el sur en el hemisferio norte”, explicó French.

Los científicos están preocupados por los efectos en la Tierra

Aunque en la Tierra no seamos conscientes de la inversión magnética en sí misma, esta tendrá una serie de efectos secundarios que nos afectarán, aunque es probable que pasen desapercibidos para nosotros.

Uno de los efectos directos de la inversión del campo magnético, aunque leve, podría considerarse beneficioso para los habitantes del planeta: puede ayudar a protegernos de los rayos cósmicos galácticos. Estas son partículas subatómicas de alta energía que viajan a velocidades cercanas a la de la luz y que pueden dañar naves espaciales y afectar a los astronautas en órbita, fuera de la protección de nuestra atmósfera terrestre.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 09/07, 1:31 pm