PUBLICIDAD
Medida oficial

Lanzan un plan para desarrollar el turismo verde en la zona del Riachuelo

Se trata de potenciar y recuperar la navegabilidad en la Cuenca Riachuelo Matanza, sus potencialidades ambientales y su interés para el turismo nacional.

A principios de año, a Autoridad de Cuenca Matanza Riachuelo (Acumar) presentó un informe sobre el estado mediambiental de la cuenca hídrica Matanza-Riachuelo, en base a un trabajo que fue realizados durante el último trimestre del 2021, en el que se analizaron numerosas muestras para evaluar los niveles de contaminación en la zona.

//Mirá también: En imágenes: un robot explorador de la NASA encontró un “pato” en Marte

Se trata de una región en el noreste de la provincia de Buenos Aires, sobre unas 200.000 hectáreas, en la que viven alrededor de seis millones de personas que, según el informe oficial, hay «profundas modificaciones de sus márgenes, contaminación del agua y basura acumulada en márgenes y cauce».

También se verificó la eliminación parcial o total de la vegetación acuática, lo que contribuye al desgaste de los hábitats para albergar la biota, perdiendo muchas de las funciones que las plantas brindan a los procesos de autodepuración del ecosistema.

Cerca del 50% de los residuos extraídos del Riachuelo fueron plásticos
Realizaron profundas modificaciones de sus márgenes, contaminación del agua y basura acumulada en márgenes y cauce del Riachuelo.

Del mismo modo, el informe sobre el agua concluye que es necesario «seguir avanzando en la recuperación del hábitat fluvial de la cuenca y en mejorar la calidad del agua».

//Mirá también: Se viene la feria Fitur 2023 y pondrá el foco en el turismo sostenible: cuándo y dónde

En el caso del estado de la calidad del aire, recogió muestras en Puente La Noria, Puente Alsina, Desembocadura Riachuelo, Pompeya, Soldati y La Boca para estudiar el nivel de pureza y evidenciar que gases tóxicos como dióxido de nitrógeno, monóxido de carbono, monóxido de nitrógeno y óxidos de nitrógeno se encontraron «por debajo de los límites admisibles establecidos tanto por la normativa de la Ciudad como por la Resolución ACUMAR N°2/2007».

En ese marco, el presidente de Acumar, Martín Sabbatella, señaló que «los datos permiten evaluar de manera permanente el resultado de nuestras intervenciones, pero sobre todo, nos indican los cursos de acción a seguir para alcanzar el saneamiento de la Cuenca».

A partir de este escenario y considerando la solicitud realizada por el Ministerio de Turismo de la Nación y por el área competente de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires al Juzgado Federal Número 2 de Morón, el organismo acaba de presentar un plan para encarar un proceso de recuperación de la navegabilidad en la cuenca, sus potencialidades ambientales y su interés para el turismo nacional.

El presidente de Acumar, Martín Sabbatella, señaló que «los datos permiten evaluar de manera permanente el resultado de nuestras intervenciones».

Es que se trata de una zona del Riachuelo muy reconocida, con turistas extranjeros y locales que la visitan asiduamente, con profusión de viviendas conocidas como conventillos reconocibles por el vistoso colorido de su pintura, construcciones de chapa acanalada y madera que alguna vez albergaron pobrezas de inmigrantes con esperanzas tangibles de ascenso social.

//Mirá también: 5 autos eléctricos fabricados en Argentina: cuáles son y cuánto salen

Sobre ambos extremos se encuentran dos puentes como el Puente Avellaneda nuevo, con sus escaleras mecánicas para peatones, sus amplios halls de mármol, su transbordador y los automóviles que lo recorren vialmente.

El otro, que se encuentra a su lado, es “el puente viejo” Nicolás Avellaneda, una verdadera obra de arte ingenieril conformada por engranajes, metales abulonados y una bella estructura de ingeniería que ha sido recuperado.

//Mirá ´también: Cerca del 50% de los residuos extraídos del Riachuelo fueron plásticos

En su informe, el ACUMAR considera que el valor de esta obra “es importante a la hora de recuperar ambas riberas, en las posibilidades de tránsito para el turismo que las pueda recorrer, generando una ampliación absolutamente novedosa tanto para la ciudad como para la provincia de Buenos aires, de desarrollar virtuosamente, fuentes de trabajo vinculadas a una red turística”.

En ese mismo sentido se encamina el proyecto de potenciar el llamado circuito La Boca-Isla Maciel a partir de la puesta en funcionamiento del transbordador Nicolás Avellaneda, por parte de Dirección Nacional de Vialidad que promoverá la circulación de gran cantidad de público local, pero también nacional e internacional.

Parte del proceso de limpieza que se está haciendo en el Riachuelo.

“Es por ello, que desde ACUMAR se busca impulsar una oferta de paseo que sea guiada por los propios actores locales, en la que sean ellos mismos quienes cuenten su historia, sus anécdotas, su patrimonio”, aclara el trabajo del organismo.

Del mismo modo, la Comuna 4, en Capital Federal, se está planteando acciones orientadas a promover el turismo con una mirada local y sostenible y menos comercial que el actualmente existente y que abarca solamente la zona de Caminito y Fundación PROA en la Vuelta de Rocha.

La propuesta de ACUMAR es la de orientar, en una primera instancia, un circuito integrado entre las dos orillas, que no presuponga al Riachuelo como un límite, sino que lo tenga como uno de los momentos claves de ese recorrido, al ser enlace de las historias que allí se relatan, de la mano del Puente Transbordador como escenario, que promueva vistas de la Ciudad, del paisaje portuario.

Para lograr una Cuenca no sólo saneada sino sostenible en sus tres dimensiones (ambiental, social y económica), el trabajo del ACUMAR asegura que la cultura, el patrimonio ambiental y la identidad paisajística pueden actuar como base material para la promoción de nuevos empleos verdes relacionados con el sector turístico.

Además, se desarrollarán nuevos circuitos sustentables que promoverán además la posibilidad de poder dar cuenta del trabajo de recuperación de la Cuenca Matanza Riachuelo que lleva adelante ACUMAR a raíz del fallo de fecha 8 de julio de 2008 respecto de la causa “Mendoza, Beatriz Silvia y otros c/Estado Nacional y otros s/daños y perjuicios (daños derivados de la contaminación ambiental del río Matanza Riachuelo).

Fomentar el turismos sostenible

Para las autoridades del ACUMAR, el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo, significa recuperar los vínculos sociales, culturales, productivos y laborales con ese territorio, promoviendo alianzas con actores locales, organismos públicos nacionales, provinciales y locales, para desarrollar circuitos de turismo local verde.

//Mirá también: En Argentina, casi 23 millones de hectáreas se encuentran en condiciones de sequía severa por falta de lluvias

En ese sentido, el programa tiene como objetivos:

  • Generar un circuito sociocultural que integre las dos orillas del Riachuelo, La Boca e Isla Maciel, enlazadas por el cruce a través del histórico Puente Transbordador Nicolás Avellaneda.
  • Construir un recorrido turístico que atraviese el río y que permitirá desplegar una mirada integral sobre las características de ese paisaje urbano.
  • Promover el desarrollo de trayectos turísticos sostenibles, que generen empleo verde local y sean protagonizados por los actores y las comunidades locales, quienes mejor conocen el patrimonio cultural, social y ambiental que habitan.
  • Favorecer la generación de fuentes de trabajo decente que debe orientar las buenas prácticas del turismo local y sostenible.
  • Recuperar riquezas ambientales y culturales de la cuenca; divulgar la interpretación y la conservación del patrimonio tangible e intangible como prácticas que impulsan al turismo local y sostenible.
  • Sumar dos Centros de interpretación Ambiental y Cultural, a cada lado de las riberas, para informar acerca de la recuperación de la Cuenca, ser la base de circuitos turísticos ambientales y para contar lo que paso con la contaminación y recuperación de la zona.

“Dichas estructuras modulares establecerán las bases para el desarrollo turístico sostenible en el área de las dos orillas del Riachuelo, La Boca e Isla Maciel, enlazadas por el cruce a través del histórico Puente Transbordador Nicolás Avellaneda, para la realización de obras turísticas y acciones de implementación de los programas de calidad competitividad turística y otras acciones cooperadas, en aras de generar un impacto positivo en la comunidad y puesta en valor del patrimonio cultural local”, detalla el documento de la ACUMAR.

Asimismo, se propone la creación de “Promotores Turísticos de la Cuenca” orientado a la formación teórico práctica de beneficiarios del programa “Jóvenes con Más y Mejor Trabajo” a fin de capacitarlos con impronta de turismo local y sostenible.

En ese sentido, el organismo está a punto de formalizar un Convenio Específico con la Universidad Nacional de Avellaneda a fin de generar propuestas de turismo pensadas y orientadas hacia el diálogo y el encuentro que fortalezca la ciudadanía de los involucrados, interviniendo sobre los obstáculos y los factores limitantes que generan un acceso desigual al espacio público urbano y contribuir al desarrollo de políticas públicas en turismo que sean compatibles con las agendas de los sectores más postergados de la Cuenca Matanza Riachuelo.

La navegación como oportunidad

En el caso de la navegabilidad, el informe del ACUMAR entiende que representa “una buena oportunidad para la recuperación, urbanística y cultural de la zona ya que, junto con los puentes, “puede ser un punto de llegada que simbolice las posibilidades de las políticas de Estado integrales, dado que pertenece a la Nación y sus patas se posan sobre la Provincia de Buenos Aires (Dock Sud, partido de Avellaneda) y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (barrio de La Boca)”.

//Mirá también: Así es el plan de la ONU para financiar un sistema de alerta temprana de desastres climáticos

Por eso es preciso completar el circulo, ofreciendo un punto de llegada a determinadas navegaciones que permitan establecer una poli modalidad de transporte, utilizando, puentes embarcaciones y automotores.

“Habilitar la navegabilidad del Riachuelo desde su kilómetro cero hasta esa zona, con sus correspondientes controles, es un elemento imprescindible para poder recuperar un lugar hecho con ese sentido”, detalla la ACUMAR con el objetivo de evidenciar que el saneamiento de la Cuenca Matanza Riachuelo se encuentra atravesando una nueva etapa, “en la que es posible mostrar avances y puesta en marcha de obras de gran envergadura”.

En el caso de la navegabilidad, el informe del ACUMAR entiende que representa “una buena oportunidad para la recuperación, urbanística y cultural de la zona».

Entre estas obras, se destacan el Sistema Riachuelo, que tratará gran parte de los desechos cloacales que se vuelcan al río. También, la relocalización del Mercado de Hacienda, la de familias que viven a la vera del río y donde se proyectan avances en materia de recuperación del paisaje con flora y fauna nativa.

A esto se suman las tareas de limpieza de espejo de agua que se realizan diariamente (se retira un promedio de 500 toneladas de residuos sobrenadantes por mes) y mediante las que ya se han retirado 70 buques hundidos y más de 100 autos y autopartes.

Además, se destacan las obras de recuperación de los puentes que ha llevado adelante la Dirección Nacional de Vialidad y que cuenta actualmente con todos los ubicados en la Cuenca Baja en funcionamiento.

“Todas esas obras redundarán en una clara recomposición del paisaje (teniendo en cuenta que el paisaje es una construcción cultural y social) pero se deberá tener en cuenta que, para las poblaciones de Cuenca Baja, especialmente para los habitantes del barrio de La Boca e Isla Maciel, la navegación del Riachuelo, hasta el Transbordador Nicolás Avellaneda y el transcurrir de embarcaciones turísticas, es parte de lo que consideran su paisaje”, determina el trabajo.

La propuesta

Ante esta situación, la ACUMAR acaba de abrir un espacio de consulta y discusión sobre la navegación, para que la sociedad se exprese al respecto, utilizando el instrumento participativo de la Audiencia Pública en base a estudios científicos y opiniones y al sentido estratégico de recuperar el río en su plenitud.

//Mirá también: Los últimos 8 años fueron los más cálidos de la historia, alertó la ONU

El organismo entiende como “necesario” pensar en ir abordando a futuro un plan que armoniosamente haga convivir las mejoras que se vayan generando en la recuperación de la cuenca con la vuelta de la navegabilidad a uno de los lugares primigenios históricamente de este en el país.

“Mejorar las condiciones del agua no solo fueron algunas de las acciones ya mencionadas, también lo serán impactos importantes como del Sistema Riachuelo y el Polo Industrial Curtidor, seguidos de la completa apropiación de la sirga”, especifica la propuesta.

Del mismo modo, propone abordar un debate sobre la calidad del agua en su amplio espectro para las distintas actividades a realizar en la cuenca; analizar los distintos tramos del río y arroyos, pensando sus usos futuros, sabiendo que la navegabilidad también puede ser parte de la recuperación territorial y de su ordenamiento.

Es decir, pensar en la sustentabilidad de la cuenca más allá de la mera y fundamental limpieza, además de sumar estrategias de cuidado, recuperación económica, ordenamiento del territorio, vigilancia del río por autoridades navales de su competencia, y sobre todo de la posibilidad de que todo el proceso sea sustentable y funcione como un dinamizador de dicha recuperación.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 02/12, 5:00 pm