PUBLICIDAD
Por el espacio

El sorprendente hallazgo de la NASA en Titán, la luna más grande de Saturno

La agencia espacial encontró algo clave en sus océanos de metano y etano que podría afirmar que hay vida más allá de la Tierra.

La NASA lo volvió a hacer. Además de hallaron un vehículo abandonado en Marte y mostrar la imagen, ahora la agencia espacial estadounidense sorprendió a la comunidad científica al revelar un fenómeno intrigante en Titán, la luna más grande de Saturno.

//Mirá también: Un video reveló cómo es el sonido en Marte y es sorprendente

¿Qué encontró? Primero hay que entender que Titán es una de las lunas más intrigantes del sistema solar y fue descubierta por Christiaan Huygens en 1655. Desde ese entonces, investigadores de todo el mundo mostraron fascinación debido a sus características únicas: posee una densa atmósfera y es la única luna conocida con una atmósfera significativa.

Además, cuenta con mares y lagos de hidrocarburos líquidos, como metano y etano, en su superficie. Justamente allí, la NASA halló cuerpos orgánicos en movimiento, generando preguntas sobre su origen y la posibilidad de albergar formas de vida desconocidas.

Hace una década, la misión Cassini de la NASA detectó misteriosas regiones brillantes en los mares de Titán, denominadas «islas mágicas». Estas áreas desconcertantes aparecían y desaparecían sin explicación aparente, llevando a los científicos a especular sobre su naturaleza, considerando burbujas de gas, islas flotantes o incluso olas.

Qué son la islas mágicas

Un reciente estudio publicado en la revista Nature Astronomy propone una explicación fascinante: estas «islas mágicas» son glaciares en forma de panal. Compuestos por material orgánico que cayó desde la atmósfera de Titán, se congelaron en la superficie de los océanos. Estos glaciares se desplazan con las corrientes marinas, cambiando de forma y tamaño según las condiciones ambientales.

//Mirá también: La NASA proporcionó imágenes de Ío, la luna más alejada del Sistema Solar

La NASA halló cuerpos orgánicos en movimiento, generando preguntas sobre su origen y la posibilidad de albergar formas de vida desconocidas.

Titán se presenta como un laboratorio natural para la astrobiología, con similitudes y diferencias notables respecto a la Tierra. Aunque comparte características como una atmósfera densa y un ciclo hidrológico, sus condiciones extremas, como una temperatura de -180°C y una química basada en carbono e hidrógeno, lo convierten en un entorno único.

Con el objetivo de explorar más a fondo los misterios de Titán, la NASA planea enviar la misión Dragonfly en 2034. Consistirá en un helicóptero que aterrizará en la luna para estudiar su geología, clima, química y habitabilidad, centrándose en las llanuras ecuatoriales con abundancia de materia orgánica.

El estudio de Titán no solo desafía la ciencia, sino que también abre nuevas posibilidades en la búsqueda de vida extraterrestre. Con sustancias orgánicas esenciales y la presencia de un océano salado, Titán se presenta como un candidato intrigante para albergar formas de vida adaptadas a condiciones extremas.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 16/01, 4:03 pm