PUBLICIDAD
EN SANTA CRUZ

Después de 4 años nació un pichón de macá tobiano, especie en peligro de extinción

Es parte del Proyecto Macá Tobiano de la organización nacional Aves Argentinas. Cómo trabajan para preservar a esta especie que habita en la Patagonia.

Después de 4 años nació el primer pichón de macá tobiano, especie en peligro de extinción

Después de 4 años desde la última vez que el Macá Tobiano se reprodujo exitosamente, nació finalmente el primer pichón en la provincia de Santa Cruz, especie en peligro de extinción.

//Mirá también: Cuáles fueron las palabras más utilizadas para hablar sobre cambio climático en los medios

La buena noticia forma parte del Proyecto Macá Tobiano que detectó una colonia con 8 nidos de Macá Tobiano en la meseta del Lago Buenos Aires e instaló un campamento para protegerlo.

Proyecto Macá Tobiano que detectó una colonia con 8 nidos de Macá Tobiano en la meseta del Lago Buenos Aires. (Crédito: Aves Argentinas)

"Pronto los huevos de los otros 3 nidos eclosionarán. En la misma meseta, el equipo está protegiendo otra colonia de Macá Tobiano, con 8 nidos, que inició la puesta unos días más tarde. Esperan que en los próximos días allí también empiecen a nacer los pichones", explicaron desde la ONG Aves Argentina en un comunicado de prensa.

Qué es el Proyecto Macá Tobiano

Todos los veranos el equipo del Proyecto Macá Tobiano se despliega por las mesetas de la provincia de Santa Cruz para proteger a esta especie que sólo habitan en un lugar determinado, en este caso en la Patagonia y que se encuentra en peligro crítico de extinción.

//Mirá también: Vecinos de Tigre y San Fernando denuncian olor a huevo podrido: por qué se huele y cuál es la solución

"Si bien el equipo logró contener gran parte de las amenazas, las últimas campañas no habían sido las más auspiciosas: los cada vez más fuertes vientos y la falta de crecimiento de la vinagrilla (la única planta acuática de las lagunas) hicieron imposible que los macaes construyeran sus nidos. Hacía cuatro años que ya no nacían pichones", agregaron desde la ONG.

Los guardianes siguen el proceso con detalle. (Crédito: Aves Argentinas)

Así, este verano, el equipo de técnicos que conforma el proyecto y el Programa Patagonia sube a las mesetas, para instalar campamento en las lagunas reproductivas del Macá Tobiano.

"Pero encontrar las lagunas que el macá elige para reproducirse cada año no es tarea fácil: solo en la meseta del Strobel hay más de mil lagunas para buscarlos. Por eso, ya antes de que los macaes empiecen a construir sus nidos, el equipo ya está recorriendo las huellas de los campos para encontrarlos, identificando las lagunas con los niveles más altos de agua, con vinagrilla a punto de florecer y con gran presencia de tobianos".

El Macá Tobiano es una especie en peligro de extinción. (Crédito: Aves Argentinas)

En tanto, para mediados de diciembre, el equipo ya se instala en las mesetas, con tres campamentos de "Guardianes de Colonia", armados a orillas de las lagunas más propicias para la reproducción de este año. Desde los campamentos, recorren y monitorean unas 30 lagunas y envían mensajes casi telegráficos a la Estación Biológica Juan Mazar Barnett con las novedades.

//Mirá también: Siete de las especies de primates en peligro de extinción se encuentran en Latinoamérica

En la Estación Biológica Juan Mazar Barnett está la base de operaciones logísticas de todo el trabajo de campo que realiza el equipo para salvar al Macá Tobiano de la extinción.

El equipo de técnicos que conforma el proyecto y el Programa Patagonia sube a las mesetas, para instalar campamento en las lagunas reproductivas del Macá Tobiano. (Crédito: Aves Argentinas)

"Allí se encuentran biólogos, veterinarios, técnicos y técnicas, comunicadores, fotógrafos, voluntarios que esperan ansiosos estos mensajes de las lagunas e interpretan de inmediato: saben que las noticias son buenas. Pero es mucho el trabajo que el equipo realizó durante el año y no sería la primera vez que una fuerte tormenta de viento destruye los nidos, por lo que el equipo recibe estas noticias con cautela, casi temeroso de esperanzarse por demás", dicen en la ONG.

Ya agregaron. "La emoción y la alegría de todos son difíciles de poner en palabras: un abrazo, una lágrima, un brindis. Fueron cuatro años sin tobianitos y hoy volvió a nacer un pichón. Queda mucho trabajo para hacer y los Guardianes de Colonia van a seguir acampados en las lagunas cuidando a los pichones, mientras estos crecen, cambian el plumaje y desarrollan la fuerza para encarar la migración de otoño, pero hoy a la noche en la Estación Biológica Juan Mazar Barnett y en los campamentos se festeja".

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 26/01, 12:08 pm