PUBLICIDAD

Denuncia de vecino: “Bayer es el símbolo del envenenamiento sistemático de las comunidades”

Sebastián Díaz, integrante del colectivo Fuerza Ecológica, en Lobos, se refirió a la problemática de los agrotóxicos y alertó sobre el consumo de frutas y verduras “extremadamente fumigadas”.

Distintas organizaciones ambientales y civiles marcharán esta tarde, a las 17, al Congreso, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, contra Bayer-Monsanto, que es la empresa que más contamina con agroquímicos. En Argentina, se fumiga con más de 500 millones de litros de agrotóxicos cada año.

Marcha contra Bayer-Monsanto, a las 17, en el Congreso.

“Bayer es el símbolo del envenenamiento sistemático de las comunidades”, adelanta Sebastián Díaz, integrante del colectivo Fuerza Ecológica, en Lobos, provincia de Buenos Aires, en diálogo con Economía Sustentable.

//Mirá también: Chaco: denuncian una masiva intoxicación con agroquímicos

Hace dos semanas, un grupo de trabajadores de la tierra marcharon hasta las puertas de Bayer-Monsanto, empresa ubicada en Zárate, provincia de Buenos Aires, bajo el lema “Monsanto-Bayer no alimenta, ¡envenena!”. Además, bloquearon las puertas de la firma para que no puedan transportar sus productos. Hoy, habrá otro movimiento de protestas contra la empresa, pero en el Congreso, en CABA.

Cabe destacar que es una de las multinacionales con mayor cantidad de denuncias en su contra por los altos niveles de contaminación del medioambiente y en perjuicio de los habitantes aledaños a las tierras que fumigan con agroquímicos.

“Bayer es el símbolo del envenenamiento sistemático de las comunidades”, denuncia un vecino de Lobos.

Sebastián Díaz no solo es un ambientalista, sino también es papá de Juana, una nena de siete años “que le cambió la vida”, según comentó, y también es integrante de la Asamblea de Vecinos Autoconvocados Lobos Sin Agrotóxicos, pero por sobre todas las cosas, es un amante de la vida y de la buena alimetanción, y es por eso que lucha contra las empresas como Bayer-Monsanto.

“Hoy vivimos en un sistema en el cual nos hacen creer que la utilización de estos productos fitosanitarios y las buenas prácticas agrícolas, más una dosis lógica de agrotóxicos, nos pueden ayudar, pero la realidad es otra. Las frutas y las verduras que consumimos están extremadamente fumigadas y es tóxico para el cuerpo humano”, denuncia Díaz.

En Lobos, una de las recomendaciones más escuchadas es: ‘Dejá la gaseosa y consumí agua’. Sin embargo, remarca Díaz, “encontramos 14 moléculas de agroquímicos diferentes en el agua y esto genera que las personas no estemos aisladas del modelo actual”. Y agrega: “No significa que por que vivas en una ciudad, no te van a llegar, es mentira eso”.

Distintas agrupaciones y personas civiles marcharán esta tarde al Congreso para reclamar medidas y un mayor control de la alimentación y el trabajo de la tierra. Es por esto que, “la salida no es aislada, la salida es con todos, sino solo será un atajo”, comenta. 

Solución al problema

“Lo único que nos pueden sacar de esta situación es tejer redes y construir puentes entre vecinos y comunidades y, por sobre todas las cosas, informar. Acá, la información puede marcar una gran diferencia entre los que ocultan la verdad como son estas corporaciones llamadas Bayer-Monsanto”, explica.

El Estado, ¿es socio de Bayer?

Desde variadas agrupaciones ambientales reclaman más control del Estado sobre esta problemática, sin embargo, “el Estado es socio de las ganancias en las retenciones al campo y es responsable de que estas corporaciones avancen con los agroquímicos”.

El Estado y Bayer-Monsanto son “responsables sobre la calidad de vida de los alimentos que consumen las personas”, revela. Por esto, añade Sebastián, “celebro estas movilizaciones y hay que darle visibilidad porque somos muchísimos los que estamos cansados de este sistema de producción”.

Consecuencias de los agrotóxicos

“Por un lado, pueden generar mareos, nauseas, dolor de cabeza, erupciones en la piel, problemas en la visión, fiebre, tos, debido a que cualquier solución hecha para matar a un organismo vivo, también tendrá consecuencias sobre las personas”, recalca.

Y por otro lado, “está la intoxicación crónica, la cual genera cáncer o leucemia, debido a que los agroquímicos se van acumulando en pequeñas dosis en el cuerpo y generan fallas en los órganos más sensibles”.

Pueblo de Chaco

En los últimos, días, cientos de personas de la localidad chaqueña de Presidencia Roca denunciaron que presentaron dolor de cabeza, vómitos y diarrea –además de que se dañaron sus plantaciones- luego de varias jornadas de fumigaciones aéreas. “Las fumigaciones aéreas deberían estar prohibidas”, avisa Díaz, y agrega: “El daño que ocasionan en el cuerpo de las personas es tremendo: 700 personas se intoxicaron, en un pueblo de 4 mil habitantes”.

“Las fumigaciones aéreas deberían estar prohibidas», remarca Sebastián Díaz.

“Anécdota”

“Hoy hay una escuela agropecuaria en Carboni, que pertenece a Lobos, y lo que enseñan es la bajada de Bayer-Monsanto, ya que es el que financia la entidad educativa. Por ende, les enseñan a fumigar, algo que debería estar prohibido”, concluye Díaz.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 11/11, 2:24 pm