PUBLICIDAD
Movilidad

Crearon una bicicleta eléctrica cuando todavía el negocio no era furor y hoy las venden en China y Estados Unidos

Gabriel Muñoz, junto a su socia Leticia Merea Llanos, lanzaron Brina 1 y ahora van por la 2. Así es la bicicleta eléctrica de industria nacional.

El emprendedor argentino Gabriel Muñoz llevaba dos años importando motores para bicicletas cuando se le ocurrió una idea novedosa para aquel entonces. En 2009, empezó a crear la primera bicicleta eléctrica “made in Argentina”. Una década después, y pandemia de por medio, el invento sería furor en China y Estados Unidos.

«Hasta el año 2009, lo que hacíamos era instalarle motores a bicicletas ya existentes, pero nos dimos cuenta que ya no queríamos adaptar bicicletas que no habían sido concebidas para eso y ahí surgió la idea de crear un vehículo ‘nacido eléctrico’», relata Gabriel Muñoz, en diálogo con iProfesional.

Decidió llamar a la empresa Emov y, luego de varios años de prueba y experimentación, finalmente en 2014 lanzó Brina 1, su primer modelo de bicicleta híbrida de fabricación nacional que tenía una autonomía de unos 30 kilómetros y se hacía enteramente en nuestro país.

Emov, la bicicletas eléctrica made in Argentina

Hasta el momento, Emov lleva vendidas más de 3 mil rodados y sus productos son muy bien considerados a nivel internacional, sobre todo, Estados Unidos, Alemania, Japón, España, México y Suiza.

«En Estados Unidos llegamos a través de Indiegogo, una plataforma de financiamiento colectivo con la cual recaudamos 150.000 dólares», detalla Gabriel, quien trabaja en el proyecto codo a codo junto a su socia, Leticia Merea Llanos.

//Mirá también: Cuántos salarios mínimos se necesitan en Argentina para comprar la bicicleta que usa el embajador de Estados Unidos

Luego del éxito de Brina 1, la compañía lanzó Brina 2, la cual está elaborada en una sola pieza de fibra de carbono ultra liviana con una autonomía de unos 75 kilómetros, luces integradas, geolocalización, display y conexión bluetooth para la navegación con mapas y GPS, entre otras características.

Fue con este nuevo modelo que la empresa llegó a China, primero en 2019, en una de las ferias de bicicletas más importantes del mundo en la ciudad de Shanghai, y luego en 2021, en la IV Exposición Internacional de Importaciones de China (CIIE) donde fue la única empresa argentina en participar.

Actualmente, Emov vende unas 200 bicicletas al año. La mayoría de sus insumos provienen de China –incluido el cuadro de carbono– y el ensamblado se realiza en Argentina dentro de una planta que la empresa tiene en la localidad de City Bell, partido de La Plata.

«Compramos en China porque es un país líder en la industria de las bicicletas. Allá durante muchas décadas no se usaban autos y hoy tienen alrededor de 250 millones de bicicletas eléctricas. Es contexto industrial muy propicio para que podamos conseguir todos los insumos necesarios», explica Muñoz.

Cómo es el negocio de las bicicletas eléctricas en Argentina

El boom del uso de bicicletas en las ciudades fue una de las pocas consecuencias positivas de la pandemia, que dejó instalada una mayor conciencia por la movilidad sustentable. Según un informe elaborado el año pasado en la ciudad de Buenos Aires, en 2020 los viajes en bicicleta en la capital argentina crecieron un 27% y pasaron de 320.000 en 2019 a 405.000 en 2020.

Las bicicletas de Emov se pueden conseguir a través del sitio de e-commerce de la empresa y también en distintos negocios de venta de bicicletas en todo el país. Actualmente disponen de varios modelos de Brina 2 y de 2Fold –una versión de bicicleta híbrida plegable pensada más para entornos urbanos–. Los precios van desde los 280.000 pesos argentinos hasta los 900.000 en el caso de los modelos tope de gama.

Para más adelante, la compañía buscará afianzar su negocio en Estados Unidos y desembarcar en nuevos mercados de Latinoamérica, para lo cual se encuentran llevando adelante una ronda privada de inversión con el fin de aumentar su capacidad productiva.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 20/09, 2:02 pm