PUBLICIDAD
Salud

Contaminación y cambio climático: 4 de cada 10 personas tienen alguna alergia y alertan que la cifra subirá

Los especialistas afirman que para 2050 el 50% de la población mundial tendrá algún tipo de alergia.

Entre el 30 y el 40% de las personas tiene algún tipo de alergia en el mundo y se espera que esta condición alcance a la mitad de la población para 2050 producto del cambio climático -que entre otras cosas aumenta los períodos de polinización- y la contaminación ambiental.

//Mirá también: Con inteligencia artificial, crearon una app que promete ayudar a millones de personas con Parkinson

Así lo señalaron especialistas en el Día Mundial de la Alergia. «Cuando uno habla de enfermedades alérgicas engloba muchas condiciones como la rinitis alérgica, el asma, la dermatitis atópica, la urticaria, las alergias a medicamentos y a alimentos; es un paraguas que abarca muchas patologías diferentes con un mismo origen», indicó el médico especialista Pablo Moreno, presidente de la Asociación Argentina de Pacientes con Asma a la agencia de noticias Télam.

Entre el 30 y el 40% de las personas tiene algún tipo de alergia en el mundo y se espera que esta condición alcance a la mitad de la población para 2050.

En tanto, Raquel Rodríguez, jefa de la división Alergia e Inmunología del Hospital de Clínicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), dijo que ese origen tiene que ver con «una respuesta exagerada del organismo frente a una sustancia externa, denominada alérgeno, reconocida como dañina cuando entra en contacto con el sistema inmunológico de personas previamente sensibilizadas a ésta; mientras que, para la población en general es habitualmente inofensiva».

Más alérgicos en 2050

Sin embargo, esa «población general» que no está alcanzada por las alergias es cada vez menor: se estima que para 2050 el 50% de la población mundial tendrá algún tipo de alergia.

«En estos últimos 20 años siempre fue en aumento, no hay lugar del mundo donde la prevalencia de las enfermedades alérgicas haya disminuido», apuntó Moreno, quien también es vicepresidente de Fundaler (Fundación para el estudio del asma y otras enfermedades alérgicas) y presidente saliente de la Asociación Argentina de Alergia e Inmunología Clínica (AAAeIC).

//Mirá también: Revelaron la primera foto de la nueva Amarok que se fabricará en la Argentina

A modo de ejemplo, describió que según un estudio realizado por AAAeIC, el 25% de la población del país tiene rinitis alérgica, una enfermedad que se da «a nivel de los senos paranasales donde uno estornuda, tiene moco y picazón de nariz».

El 25% de la población del país tiene rinitis alérgica.

Por su parte, Rodríguez explicó que el incremento tiene que ver «con la exposición a las condiciones ambientales actuales empeoradas por la contaminación ambiental y la susceptibilidad de las personas».

Respecto a la contaminación del aire, la especialista del Clínicas indicó que está «principalmente generada por las partículas diésel de los vehículos que elevan los niveles de dióxido de nitrógeno, el monóxido de carbono y el ozono, combinados con material particulado de pequeño tamaño, y son capaces de inducir la inflamación y exacerbar los síntomas de las alergias, principalmente respiratorias como la rinitis, la rinoconjuntivitis alérgica y el asma bronquial».

«También aumentan la sensibilidad aeroalergenos y predisponen a infecciones que afectan la vía aérea», añadió.

Sobre esta interacción, describió que «las partículas diésel al asociarse con los pólenes los tornan más alergizantes, con capacidad de sensibilizar a un mayor número de personas e inducir una respuesta alérgica mucho mayor».

Investigación de la Organización Mundial de la Alergia

Según el trabajo «Rinitis alérgica agravada por contaminantes atmosféricos en América Latina» publicado por la Organización Mundial de la Alergia -que consistió en una revisión de más de 20 investigaciones regionales a agosto de 2021, «aunque la contaminación del aire es un problema mundial, las enfermedades atribuibles a las partículas en el aire predominan en los países de ingresos bajos y medianos».

//Mirá también: Cómo es la promoción fiscal para la producción de Hidrógeno de bajas emisiones en Argentina

Alarmante: las emisiones mundiales de CO2 ya están casi al nivel récord de 2019
La contaminación del aire, una de las causas.

En las investigaciones, además de los contaminantes externos comunes, como los productos que queman combustibles para vehículos, también se observó contaminación por carbón, por contaminantes de minas de oro y cobre, agroquímicos esparcidos y efectos de las instalaciones de almacenamiento de granos, contaminación petroquímica, asó como productos de la quema de caña de azúcar.

En relación al cambio climático, la Organización Mundial de la Alergia recordó que «la temperatura promedio de la superficie de la Tierra actualmente es aproximadamente 1,1 °C más cálida que a finales del siglo XIX (antes de la revolución industrial) y más cálida que en cualquier otro momento de los últimos 100.000 años».

«El aumento de las temperaturas, el calentamiento de los océanos, el aumento del nivel del mar y el derretimiento acelerado de los glaciares son algunos de los efectos medibles del cambio climático, junto con las intensas sequías, aumento de la contaminación del aire, escasez de agua y temporadas de polen más tempranas e intensas, incendios severos, inundaciones, tormentas catastróficas y disminución de la biodiversidad», indicó la organización que nuclea 109 sociedades regionales y nacionales.

Concretamente, el aumento de las temporadas de polinización hace que se desencadenen reacciones alérgicas todo el año, que antes se circunscribían a determinadas estaciones.

Cómo se trata una alergia

Sobre los tratamientos, Moreno indicó que «lo primero es saber qué tipo de alergia se tiene y para eso conviene consultar con un especialista».

//Mirá también: El cambio climático, ¿amenaza ahora el derecho a la alimentación?

Como una de cada cuatro personas en la Argentina tiene rinitis pero se estima que sólo la mitad fue diagnosticada, muchas no tienen tratamiento y esto tiene un impacto fuerte en la calidad de vida, añadió.

«Para quienes trabajamos con alergias, lo primero es identificar cuál es el trastorno inmunológico por el cual reacciona el cuerpo en forma indebida e identificar el alérgeno ya que hay tratamientos para la mayoría. En relación a la rinitis, los tratamientos son altamente exitosos porque una vez que se descubre el origen el paciente puede hacer inmunoterapia que son las vacunas de la alergia», describió.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 08/07, 9:00 am