PUBLICIDAD
Curiosidad

¿Cómo funcionan los satélites de la NASA?

La agencia espacial estadounidense tiene más de 160 misiones. Para qué sirven y cómo operan sus satélites.

La NASA lanzó hasta la actualidad un total de 166 misiones espaciales, que incluyen la puesta en órbita de satélites para diversos propósitos, como la exploración del espacio y la recopilación de datos científicos.

//Mirá también: Qué son los microplásticos y cómo impactan en nuestra salud

Cabe destacar que, según los especialistas, «la cantidad exacta de satélites individuales puede variar, ya que algunas misiones pueden involucrar múltiples satélites lanzados en un solo evento».

¿Cómo funcionan los satélites de la NASA?

Es importante tener en cuenta que la NASA utiliza satélites para una amplia gama de propósitos, desde la observación de la Tierra hasta la investigación en el espacio profundo. Además, la agencia continúa lanzando nuevos satélites como parte de sus programas y proyectos espaciales, como el ambicioso proyecto de seis satélites para monitorear huracanes lanzado en 2022 y el satélite centrado en estudiar nubes y aerosoles planificado en 2023.

Cómo funcionan los satélites de la NASA

Los satélites de la NASA funcionan mediante un equilibrio entre su velocidad y la atracción gravitacional del cuerpo que orbitan.

//Mirá también: La NASA halló un árbol de Navidad en el espacio y reveló la imagen

Los satélites de la NASA funcionan mediante un equilibrio entre su velocidad y la atracción gravitacional del cuerpo que orbitan.

Estos son algunos aspectos clave de cómo operan:

  1. Órbitas y gravedad: los satélites se mantienen en órbita gracias a la gravedad. La combinación de la velocidad del satélite y la atracción gravitacional del cuerpo celeste evita que se salgan de curso. Esta relación entre velocidad e influencia gravitacional permite que los satélites se desplacen de manera controlada en el espacio.
  2. Lanzamiento: los satélites de la NASA son lanzados al espacio mediante cohetes o en ómnibus espaciales. El proceso de lanzamiento tiene en cuenta el local de lanzamiento y las condiciones específicas necesarias para lograr una órbita deseada.
  3. Comunicación: la NASA se comunica con sus satélites a través de antenas, como las utilizadas en la Red del Espacio Profundo (DSN). Estas antenas permiten la transmisión y recepción de datos entre la Tierra y los satélites.

En este sentido, los satélites de la NASA aprovechan principios físicos, como la gravedad y la velocidad, para mantenerse en órbita y cumplir con sus misiones científicas y de exploración espacial.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 26/12, 7:56 pm