PUBLICIDAD
Hallazgo

Científicos aseguran haber encontrado la respuesta al misterio más grande que tiene la Luna

Desde hace muchísimos años, hay una característica de la Luna que confunde a los investigadores. Ahora, un nuevo descubrimiento tendría la respuesta.

Desde que los astrónomos descubrieron en el siglo XVII las peculiares características conocidas como remolinos lunares, su origen desconcertó a la comunidad científica. Estos remolinos, tan distintivos, continúan siendo un enigma, aunque un reciente hallazgo podría haber arrojado luz sobre este fenómeno.

Investigaciones recientes llevadas a cabo por las universidades de Stanford y Washington en St. Louis ofrecen una nueva perspectiva. A diferencia de la Tierra, la Luna ya no posee un campo magnético global, lo que permite que las partículas cargadas del viento solar oscurezcan gradualmente su superficie debido a reacciones químicas.

//Mirá también: Hallaron un elemento vital que resiste condiciones letales y permitirá poder colonizar Marte

Encontraron la respuesta al misterio más grande que tiene la Luna

La reciente investigación reveló que ciertas áreas lunares parecen estar protegidas por pequeños campos magnéticos locales. Cada remolino lunar identificado coincide con estos campos magnéticos locales, aunque no todas las rocas en estas áreas son reflectantes, y no todos los campos magnéticos lunares contienen remolinos.

Este descubrimiento llevó a los científicos a explorar explicaciones alternativas para este fenómeno observado durante siglos. Investigaciones anteriores sugieren que los impactos de micrometeoritos podrían levantar partículas de polvo cargadas, creando zonas locales que reflejan el viento solar.

No obstante, los investigadores de Stanford y WUSL ahora cuestionan esta hipótesis, proponiendo que otra fuerza ha magnetizado los remolinos lunares, desviando las partículas del viento solar.

//Mirá también: Así es Gateway, la primera estación en órbita lunar de la NASA

El científico planetario Michael Krawczynski sugirió que podrían estar en juego fuerzas debajo de la corteza lunar. Según una teoría, las lavas subterráneas que se enfrían lentamente en un campo magnético podrían crear anomalías magnéticas.

Justo debajo de la superficie lunar, los científicos encontraron pruebas de antiguas corrientes de roca fundida que indican actividad volcánica ocurrida hace miles de millones de años.

Cuál es la explicación del hallazgo

Utilizando un modelo de tasas de enfriamiento de este magma, Krawczynski y su equipo investigaron cómo un mineral llamado ilmenita, rico en óxido de titanio-hierro y abundante en la Luna, podría generar un efecto magnetizador.

Sus estudios indican que bajo ciertas condiciones, el enfriamiento gradual de la ilmenita puede estimular la formación de granos de hierro metálico y aleaciones de hierro-níquel dentro de la corteza y el manto superior de la Luna, generando así campos magnéticos significativos.

Para comprender plenamente estos campos magnéticos localizados, se requiere explorar directamente la superficie lunar. Por esta razón, la NASA tiene planes de enviar un rover al remolino Reiner Gamma en 2025 como parte de su misión Lunar Vertex. El objetivo es profundizar en el estudio de estos fascinantes fenómenos y revelar los misterios que aún rodean a los remolinos lunares.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 08/07, 6:03 pm