PUBLICIDAD

Almacenar carbono, la nueva técnica contra el cambio climático: cómo es el proceso

Los suelos agrícolas son la mayor reserva de carbono en el planeta y, gracias a este descubrimiento, con técnicas adaptadas pueden contener el CO2 producido.

Una nueva técnica de almacenamiento de carbono puede contribuir a mitigar los efectos del cambio climático. La agricultura es una de las industrias que más emisiones genera, sin embargo, parecería tener la solución también.

Estas nuevas técnicas necesitan apoyo estatal o empresarial.

La agricultura representó el 12% de las emisiones de CO2 vinculadas a la actividad humana, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Sin embargo, aparenta tener una solución posible ante esta problemática.

En busca de la solución

La agricultura apuesta por cultivos intermediarios entre dos cosechas para evitar la erosión del suelo. De esta manera, las plantas devolverán la biomasa y el carbono al terreno.

Otra técnica consiste en preparar prados temporales en terrenos agrícolas para dotar a la tierra de una capa vegetal que aumente su biomasa.

El almacenaje de carbono también se ve beneficiado a la hora de plantar árboles en medio de los cultivos y, ante tal oxigenación, la biomasa se ve favorecida.

La agricultura representó el 12% de las emisiones de CO2 vinculadas a la actividad humana, según la ONU.

La peor técnica

«La peor de todas es la de la sementera», que es practicada en todo el mundo, asegura Sandra Corsi, de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). «Libera carbono a la atmósfera y el suelo desestructurado se erosiona bajo los efectos del viento y la lluvia», explica.

Un estudio del instituto de investigación francés INRAE demostró que gracias a estas técnicas de almacenaje se podrían compensar el 7% de las emisiones de CO2 en Francia, es decir, el 40% de las emisiones agrícolas.

//Mirá también: Ford presentó la primera pick-up híbrida de Argentina: cuándo sale a la venta

De todas maneras, esta técnica tiene sus “límites”, indica Jean-François Soussana, quien es experto climático de la ONU y vicepresidente del INRAE. Por ejemplo, si los trabajadores dejan sin cultivar sus terrenos durante el invierno, «entonces perderemos progresivamente los beneficios que habíamos logrado».

Por lo tanto, para que estas prácticas sean desarrolladas se debe aportar incentivos financieros como ayudas estatales o empresariales a través del mercado del carbono.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 28/10, 10:48 am