PUBLICIDAD
Informe

Alertan sobre el impacto de los incendios forestales en el calentamiento global

La actividad humana está provocado incendios forestales más frecuentes e intensos en las últimas dos décadas, que lanzan más CO2 que los combustibles fósiles.

Entre 2001 y 2022, los incendios forestales globales liberaron 33.900 millones de toneladas de dióxido de carbono (CO2), superando las emisiones anuales de la quema de combustibles fósiles en Japón, el sexto mayor emisor de CO2 a nivel mundial, según un informe de la Academia de Ciencias de China (CAS).

Este aumento se atribuye a la creciente frecuencia de «eventos de incendios forestales extremos», eventos que abarcan áreas más extensas, duran más tiempo y tienen un impacto significativo en comparación con los incendios promedio. Las emisiones aumentaron principalmente debido al incremento de incendios en los bordes de selvas tropicales y en bosques boreales, siendo estas últimas emisiones las que experimentaron un crecimiento notable.

//Mirá también: Bill Gates aconseja invertir en 5 negocios sustentables para mitigar el cambio climático

El informe destaca que el cambio climático, manifestado en olas de calor y sequías más frecuentes, contribuyó al aumento de incendios forestales. A su vez, las emisiones de CO2 provenientes de estos incendios intensifican el calentamiento global, creando un ciclo de retroalimentación.

El estudio también señala que muchos incendios forestales son provocados por actividades humanas, como hogueras nocturnas, fuegos artificiales o colillas de cigarrillos arrojadas. Zhou Tianjun, meteorólogo del Instituto de Física Atmosférica de la CAS, destaca que el área de bosque quemada por incendios entre 2001 y 2022 fue en promedio 11 veces el tamaño de los bosques plantados por humanos durante ese período, evidenciando un desafío para los esfuerzos de reforestación.

El informe identifica diez eventos extremos entre 2018 y 2023 que emitieron más de 600 millones de toneladas de CO2 cada uno, concentrándose en Rusia, Brasil, Canadá, Australia e Indonesia. El incidente más destacado ocurrió en Canadá en 2023, donde más de 6.700 incendios arrasaron 18,5 millones de hectáreas, emitiendo más de 1.500 millones de toneladas de CO2 hasta octubre, superando las emisiones de los incendios forestales en el país durante los 22 años anteriores combinados.

Se anticipa que los efectos de los incendios forestales empeorarán en las próximas décadas, con un aumento proyectado del 20% en el área global quemada para 2050 en comparación con la década de 2000. El informe sugiere que los países deben incorporar las emisiones de carbono de los incendios forestales en sus planes climáticos nacionales, estableciendo un sistema de seguimiento y verificación de dichas emisiones. Los incendios forestales, debido a su magnitud, se perfilan como una fuente de emisiones de CO2 que no puede pasarse por alto.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 02/02, 1:08 pm