PUBLICIDAD

Científicos presentan escenarios posibles para el futuro de los humedales en Argentina

En un informe advirtieron sobre la necesidad de un cambio en "la escala de valores societales e individuales predominantes" para alcanzar un futuro favorable. De qué se trata.

Científicos presentan escenarios posibles para el futuro de los humedales en Argentina

La economía, la ecología y la calidad de vida de los habitantes del Corredor Paraná-Paraguay están ligadas de una manera intrincada y confusa, según señaló un informe sobre escenarios posibles para el futuro de los humedales de la zona.

//Mirá también: En Santa Fe, reconstruyen humedales para tratar efluentes de la industria lechera

Y advirtieron sobre la necesidad de un cambio en «la escala de valores societales e individuales predominantes» para alcanzar un futuro favorable.

El trabajo, titulado «Escenarios posibles para el futuro de los humedales del Corredor Paraná-Paraguay: Pantanal, Esteros del Iberá y Delta del Paraná», del Programa Corredor Azul de Fundación Humedales (Wetlands International), en el que participaron alrededor de 40 investigadores de Brasil y Argentina, fue presentado hoy durante un encuentro realizado en el Centro Cultural Kirchner (CCK).

En el informe participaron alrededor de 40 investigadores de Brasil y Argentina.

La presentación estuvo a cargo del investigador independiente, licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad de Buenos Aires y doctor en Filosofía (Universidad de Cornell), Gilberto Gallopín, y participaron también autoridades de la Fundación Humedales, funcionarios del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible y organizaciones socioambientales en un diálogo colaborativo.

«Estamos en una crisis socioambiental global en la cual los humedales se encuentran entre los ecosistemas más afectados», dijo a modo de introducción el presidente de Wetlands International, Rubén Quintana, y agregó que «por eso, pensar en escenarios posibles es una gran herramienta para que los tomadores de decisión tengan herramientas para construir políticas públicas».

En esta línea, Gallopín comenzó su exposición en La Cúpula del CCK detallando el estado de situación actual con respecto a los humedales del Corredor Paraná-Paraguay.

//Mirá también: Amplio rechazo al proyecto de IRSA en la audiencia pública por la ex Ciudad Deportiva

«Existe una transformación agrícola del suelo, un avance de la frontera agropecuaria que impacta en la condición ecológica y su funcionamiento, en la biodiversidad, sus bienes y servicios ecosistémicos y en las actividades productivas tradicionales locales», dijo.

Aprueban proyecto para la creación del Parque Nacional Ansenuza en Córdoba
Los escenarios hacen referencia a posibles cursos de eventos «que conducen a un estado de mundo futuro».

Describió un presente afectado por la concentración urbana; las grandes infraestructuras hídricas; el cambio climático; la actividad minera, de pesca y caza; y «la falta de coordinación política y acciones institucionales».

Frente a esto, el investigador ahondó en los escenarios desplegados a lo largo del trabajo, los cuales hacen referencia a posibles cursos de eventos «que conducen a un estado de mundo futuro».

Los escenarios

Los cuatro escenarios alternativos fueron llamados «Sigamos como siempre», «Reinado de la economía», «Fundamentalismo tecnológico» y «Fin de la infancia».

«Todos los escenarios tendrían un desarrollo similar en el corto plazo (2030)», indicó Gallopín, por lo que distinguió principalmente los escenarios a largo plazo.

//Mirá también: Corrientes: suman 40.000 hectáreas más para ampliar el Parque Iberá

Para el 2050 o 2060, el escenario «Sigamos como siempre», que implica un futuro «sin grandes cambios en las políticas nacionales e internacionales», se caracteriza por presentar «humedales irreversiblemente degradados», servicios ecosistémicos reducidos o perdidos, con una calidad de vida empeorada, conflictos sociales permanentes y grandes pérdidas económicas por eventos extremos e incertidumbre, explicó.

Existe una «necesidad de políticas integradas», explican.

Mientras, el escenario «Reinado de la economía» presenta como factor predominante a la «óptica economicista», donde los problemas ambientales son «externalidades que se solucionan con mayor crecimiento económico».

El trabajo prevé para este escenario riesgos de eventos climáticos y ecosistémicos «abruptos», la «desaparición del acervo cultural», y la transformación radical y degradativa de los humedales, entre otras consecuencias.

En esta línea se encuentra también el escenario «Fundamentalismo tecnológico», donde prima «el optimismo tecnológico y el fomento de nuevas tecnologías como las soluciones buscadas a los problemas del desarrollo», describe el estudio.

En tanto, el cuarto escenario, «El fin de la infancia», se identifica con un cambio cultural en la «comprensión y aceptación que la búsqueda de una mejor calidad de vida no es sinónima de la acumulación creciente de bienes materiales», una vez alcanzado lo «mínimo adecuado».

«Las políticas actuales (que) son inadecuadas para un desarrollo sostenible», sentenciaron.

Este escenario se caracteriza por servicios ecosistémicos recuperados, una sociedad «equitativa y próspera» y una calidad de vida «alta y generalizada», los cuales Gallopín graficó con paisajes de humedales florecientes y una amplia vegetación.

Ante estos escenarios, una de las conclusiones a la que arriba la investigación es que «la ecología, la economía y la calidad de vida están interrelacionadas» por lo que existe una «necesidad de políticas integradas».

Frente a «las políticas actuales (que) son inadecuadas para un desarrollo sostenible», es necesario un «cambio en la escala de valores societales e individuales predominantes» concluye el estudio.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 22/11, 11:48 am