PUBLICIDAD
Producción local

Una Pyme nacional diseña y construye los nuevos refugios de Argentina en la Antártida

Las unidades cuentan con cuatro camas, agua caliente y suministro eléctrico. Serán instaladas en cercanías de la Base Esperanza y la Base Belgrano II.

Una empresa familiar del partido bonaerense de San Fernando desarrolló los nuevos refugios que Argentina desplegará en su territorio antártico durante el próximo verano, y que fueron concebidos para poder ser instalados en poco menos de dos minutos.

Los refugios disponen de 4 camas, pero podrían alojar a más personas ante una eventualidad, y cuentan con capacidad para ofrecer a sus habitantes agua caliente y suministro eléctrico.

Una de las unidades será instalada en cercanías de la Base Esperanza, en tanto que la segunda viajará hasta la Base Belgrano II para ser emplazada en la ruta desde allí hacia el Polo Sur.

Ariel Caratozzolo, titular de la fábrica de remolques «Mactrail» y diseñador, contó a Télam que «la idea de un refugio es algo que me venía dando vueltas en la cabeza desde hace tiempo. Nosotros ya veníamos trabajando con las fuerzas de seguridad y las Fuerzas Armadas en el desarrollo de remolques y cocinas ajustados a sus necesidades específicas y a mí me nació la necesidad de fabricar algo con sentido humanitario».

«Había visto muchas veces lo que sufren las poblaciones desplazadas por catástrofes naturales o por guerras, o la necesidad de las fuerzas de paz y el personal de Naciones Unidas enviado a esos lugares de disponer de un alojamiento adecuado», apuntó

Y precisó: «Las carpas no siempre toleran las inclemencias climáticas, hay que saber armarlas y tienen muchas limitaciones; este refugio fue pensado para ser autodesplegable en menos de dos minutos por cualquier persona de cualquier lugar del mundo, porque el diseño es intuitivo y porque en uno de los lados está dibujado el proceso de armado para saber hacerlo sin necesidad de leer».

Caratozzolo sostuvo que «desde nuestro taller podemos regalar cinco o tal vez diez, porque no dejamos de ser una pyme, pero patentamos el diseño en Estados Unidos y en Argentina con la expectativa de que algún organismo se interese en el proyecto; hicimos una presentación en el Centro Argentino de Entrenamiento Conjunto para Operaciones de Paz (Caecopaz) y después surgió el interés en esta tecnología por parte del Comando Conjunto Antártico (Cocoantar) con quienes comenzamos a trabajar en una variante adecuada a las condiciones antárticas pensando que puede ser una manera de darle visibilidad a estos refugios como recurso».

«Cuando comenzamos a trabajar con el personal antártico ellos ponderaron mucho que estos refugios se arman en muy poco tiempo, porque hay casos en los que mientras construían un refugio convencional les cambiaba el clima y quedaban a la intemperie hasta poder terminar de cerrarlo; y en ese ida y vuelta fuimos ajustando el diseño que tiene cinco capas diferentes de aislante, ventanas dobles, el sistema de calefacción, o los amarres para fijarlo al piso», señaló.

En ese sentido, indicó que «el diseño original estaba concebido para cargar ocho refugios dentro de un contenedor marítimo, pero como el acceso a las bodegas del rompehielos ‘Almirante Irízar’ es más estrecho lo que hicimos fue ajustar las dimensiones para que pueda entrar y quedó en unos 5,5 metros de largo por 2,25 de ancho por una altura similar que además incluye puntal. Otra cosa que tuvimos que tener en cuenta es la capacidad de carga de los helicópteros Sea King del buque y por eso cada uno pesa 1.700 kilos a lo que se suma otro paquete con herramientas y mobiliario».

«Los dos refugios disponen de horno a gas y calefón eléctrico, en tanto que la unidad que será desplegada desde Belgrano II va a ser dotada de esquíes para ver si es posible trasladarlo por tierra de ese modo», remarcó.

Mactrail funciona desde marzo de 1997 en su planta de San Fernando, donde más de 60 trabajadores exportan desarrollos propios a más de una docena de países.

La Base Belgrano II está ubicada en el Nunatak Bertrab (un pico montañoso rodeado de hielo), en la bahía de Vahsel, sobre la costa Confín en la Tierra de Coats, y a nivel internacional es la más austral asentada sobre tierra firme.

La región se caracteriza por tener cuatro meses de noche polar y cuatro meses de día, en la que las temperaturas pueden alcanzar decenas de grados bajo cero con vientos de hasta 200 kilómetros por hora.

En tanto, la base Esperanza está ubicada en punta Foca de la bahía Esperanza en la península Trinidad, a unos 1.100 kilómetros de Ushuaia y a cerca de 3.200 de Buenos Aires, y la temperatura media en la zona es de 5 grados bajo cero con mínimas de históricas de hasta 30 grados bajo cero.

Fuente: Télam

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 14/11, 9:50 am