PUBLICIDAD

Se disparó la inversión fotovoltaica «off grid»: ¿cuánto creció desde que empezó la pandemia?

Esa situación fue fortalecida con el lanzamiento de un programa de promoción de inversiones privadas mediante la adjudicación de Aportes No Reembolsables.

A partir de la cuarentena obligatoria por la llegada del Covid19 al país, el sector de las energías renovables se vio fortalecido, ya que la pandemia ha sido un catalizador que generó una concientización sobre el uso sustentable de los recursos naturales.

Si bien el crecimiento del sector había comenzado a despegar con la Ley 27.424 en 2018 (conocida como “ley de energía distribuida”), a través de la cual la generación de energía por fuentes renovables puede utilizarse para autoconsumo y para inyectar el excedente a la red de distribución, la cuarentena le otorgó un renovado impulso.

Crecimiento en contexto adverso

Esa situación fue fortalecida porque el Gobierno Nacional lanzó recientemente un programa de promoción de inversiones privadas mediante la adjudicación de Aportes No Reembolsables (ANR) para impulsar el uso de energías renovables en el desarrollo de la actividad agropecuaria y agroindustrial.

Es decir, el ANR co financiará la inversión en paneles fotovoltaicos para la generación de energía eléctrica y de bombas solares para la extracción de agua, lo cual redundará en una mejora en la competitividad.

Muchos proyectos de eficiencia energética que, pequeños y medianos productores habían analizado, tomaron una nueva relevancia en el contexto actual que exige un pormenorizado control de costos para maximizar la rentabilidad.

Siendo que cerca del 90% de los costos de la energía están dolarizados, invertir en un proyecto fotovoltaico permite fijar el precio de tal importante insumo al tipo de cambio oficial y garantizar su suministro durante 25 años.

Es por esto que el momento de repensar la inversión en un proyecto de energía solar es ahora, no sólo por sus múltiples y conocidos beneficios ambientales sino también porque se trata de una inversión segura y rentable.

En este contexto, ALP GROUP, la empresa dedicada a brindar soluciones para generar energía limpia, segura y eficiente, estudió la demanda entre el período enero – agosto de 2020, donde la empresa registró un aumento en sus instalaciones off grid del 75% con respecto al mismo periodo del año anterior.

“La recuperación de las ventas vino de la mano de clientes tradicionales de ALP GROUP, registrándose la instalación de 50 bombas solares más que en 2019, y 75 kw en pequeñas instalaciones de puestos aislados para disminuir el uso de grupos electrógenos y consumo de gasoil”, detalló Ignacio Ayanz, Presidente de ALP GROUP.

Y agregó: “En el caso de usuarios radicados en provincias adheridas a la ley 27.424, además del ahorro directo que se genera en la factura de electricidad, AFIP otorga certificados de crédito fiscal de $30 por watt instalado, con un máximo de $2 millones por cada usuario para aplicarse a la cancelación de obligaciones fiscales nacionales”.

Por último, expresó: “En función de esto y más concretamente, si un usuario instala hasta 66 kw, aprovechando la totalidad del crédito fiscal, repagaría la inversión en cinco años y le quedan 20 años de energía gratis, siendo que la garantía de generación de los fabricantes de paneles llega a los 25 años”.

La generación de energía a partir de fuentes renovables contribuye al cuidado del medio ambiente por la reducción en la huella de carbono y la disminución de la temperatura.

De esta manera, al evitar fuentes energéticas contaminantes, como el carbón, el petróleo y en menor medida el gas, se logra reducir emisiones provenientes de esas fuentes.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 17/09, 2:31 pm