PUBLICIDAD
Float

La NASA avanza con la construcción del primer tren en la Luna para la próxima década

Se trata de un tren levitatorio sobre vías de grafito que se utilizará para acercar recursos a las bases humanas que se piensan construir.

La posibilidad de una presencia humana permanente en la Luna parece más cercana para las próximas décadas. Sin embargo, no todo puede ser llevado desde la Tierra. Como explica IFL Science, para mantener una presencia continua en la superficie lunar es esencial utilizar los recursos disponibles en la Luna. No obstante, es improbable que todos los recursos necesarios se encuentren cerca de la base.

Por ello, será necesario transportar ciertos elementos. Los coches o buggies lunares ya son conocidos desde las primeras misiones, pero los investigadores están considerando algo distinto: un sistema ferroviario levitante. El proyecto de la NASA se llama FLOAT (Flexible Levitation on a Track). Según la presentación web de la NASA, este sistema ferroviario lunar está diseñado para proporcionar un transporte de carga fiable, autónomo y eficiente en la Luna.

Este sistema de transporte robótico, duradero y de larga vida útil, será esencial para las operaciones diarias de una base lunar sostenible en la década de 2030, según los planes de la NASA tanto para la Luna como para Marte. En concreto, se trata de un tren levitante que circulará sobre vías de grafito, y será fundamental para conceptos de misión como el Robotic Lunar Surface Operations 2 (RLSO2).

Los especialistas de la NASA seleccionaron este material por sus propiedades diamagnéticas. El diamagnetismo es una propiedad de ciertos materiales que les permite repeler campos magnéticos. Aunque todos los materiales poseen algún grado de diamagnetismo, solo algunos presentan esta propiedad de manera predominante, como el grafito, mientras que otros muestran propiedades como el ferromagnetismo.

Según la NASA, el grafito, que es principalmente diamagnético, puede usarse para crear imanes que se eleven del suelo y se desplacen a través del aire.

El objetivo de este tren levitante es transportar regolito extraído, que será utilizado como combustible. Con el programa Artemis, cuando la NASA regrese a la Luna, los humanos pasarán más tiempo allí. Esta experiencia será crucial para futuras misiones a Marte. Vivir y trabajar en el espacio profundo durante meses o años significará que la tripulación tendrá un acceso limitado a los suministros vitales que son fácilmente disponibles en la Tierra.

La NASA enviará carga, experimentos y otros suministros al Gateway en órbita lunar para apoyar la exploración en la Luna y sus alrededores. Sin embargo, a medida que los humanos se adentren más en el espacio profundo, será más crucial generar productos con materiales locales, una práctica conocida como in-situ resource utilization (ISRU). Si el ferrocarril lunar tuviera que construirse sobre vías convencionales, la obra de ingeniería sería extremadamente compleja debido al regolito. Pero, al usar una serie de imanes que guían a los robots por el aire, solo se necesita desarrollarlas sobre el suelo sin mucha preparación previa.

Luego del tren, los robots ferroviarios lunares

La Iniciativa de Innovación en Superficie Lunar de la NASA se enfocará en desarrollar y demostrar tecnologías para aprovechar los recursos de la Luna, produciendo agua, combustible y otros suministros, además de capacidades para excavar y construir estructuras lunares. El sistema FLOAT utiliza robots magnéticos sin energía que levitan sobre una pista flexible de tres capas: una capa de grafito permite a los robots flotar pasivamente utilizando levitación diamagnética, una capa de circuito flexible genera empuje electromagnético para propulsar los robots a lo largo de la pista, y una capa opcional de panel solar de película fina genera energía para la base cuando está a la luz del sol.

Los robots FLOAT, sin piezas móviles, levitan sobre las pistas para minimizar la abrasión y el desgaste por el polvo lunar, a diferencia de los robots lunares con ruedas, patas u orugas. Las pistas FLOAT se desenrollan directamente sobre el regolito lunar, evitando grandes obras de construcción, a diferencia de las carreteras, vías férreas o teleféricos convencionales. Estos robots pueden transportar cargas útiles de diferentes formas y tamaños (más de 30 kg/m²) a velocidades útiles (más de 0,5 m/s), y un sistema FLOAT a gran escala podrá desplazar hasta 100.000 kg de regolito o carga útil varios kilómetros al día.

FLOAT operará de forma autónoma en el polvoriento y hostil entorno lunar con una preparación mínima del emplazamiento, y su red de pistas podrá ampliarse y reconfigurarse con el tiempo para adaptarse a los requisitos cambiantes de las misiones en la base lunar. Tras definir el sistema de transporte, se trabajará en el diseño óptimo para los robots encargados de transportar las cargas.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 14/05, 7:25 am