PUBLICIDAD
Día de la Conservación del Suelo

La lucha contra la desertificación, ¿una oportunidad para generar empleo verde?

La Alianza para la Acción por una Economía Verde apoya las iniciativas que contribuyen a recuperar las tierras degradadas. La historia del municipio de Villarino, en Buenos Aires.

Día de la Conservación del Suelo

A casi 700 kilómetros de la capital, el partido bonaerense de Villarino se extiende entre la planicie de las pampas y el mar que se abre hacia el océano Atlántico. En esta región del sudoeste de la provincia de Buenos Aires, con más de 30.000 habitantes, se destacan la producción ganadera y una variedad de cultivos como el trigo, la cebada, la cebolla y el ajo, que tiene hasta su fiesta nacional en la cabecera del distrito, la localidad de Médanos.

//Mirá también: Argentina suma un nuevo parque nacional en la provincia de Córdoba

Pero este partido sufre los efectos del cambio climático. "Como sucede en el 27% de la superficie total de la provincia, la progresiva degradación de los suelos, agravada por las sequías, condujo a que las tierras fértiles se vuelvan áridas, lo cual afectó la productividad y la calidad de vida de las personas que viven en el distrito".

En el partido bonaerense de Villarino también sufren los efectos del cambio climático.

"Los suelos del partido mostraban severos procesos de desertificación y bajos niveles de capacidad de recuperación, debido a su fragilidad biofísica y por la intervención de factores humanos", afirmó Sergio Daich, referente en Cambio Climático y Desarrollo Sostenible del partido de Villarino y representante de la localidad en la Red Argentina de Municipios frente al Cambio Climático. “Los peores impactos de la sequía y la desertificación pueden reducirse haciendo foco en el manejo sostenible de la tierra y del agua", agregó en un comunicado de prensa.

Resiliencia climática

Según Daich, con un manejo sostenible de la tierra es posible apostar a la resiliencia climática para revertir la desertificación y, a su vez, generar nuevos empleos verdes, es decir, puestos que sean social y ambientalmente sostenibles, en condiciones de trabajo decente. "Este cambio de paradigma abre oportunidades de crecimiento y desarrollo, incluso en regiones como la nuestra, cuya economía, dependiente del sector primario es muy vulnerable”, explicó Daich.

//Mirá también: La ONU pidió “actuar” ya contra la sequía para evitar “desastres humanos”

Desde 2010, el municipio desarrolla un proyecto de adaptación al cambio climático con creación de empleo verde en la ruralidad, denominado “Aumentando la resiliencia climática y mejorando el manejo sostenible de la tierra en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires”, financiado por el Fondo de Adaptación al Cambio Climático de las Naciones Unidas e implementado por el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible, el gobierno provincial y el Banco Mundial.

Con un manejo sostenible de la tierra es posible apostar a la resiliencia climática para revertir la desertificación.

Como parte de esta iniciativa, desde fue posible llevar adelante acciones para el fortalecimiento del vivero municipal (con producción de plantas nativas y adaptadas y la consolidación de una planta de compostaje y producción de sustratos); la implantación de cortinas y montes forestales en rutas nacionales, caminos rurales y unidades productivas; y la conformación de una cooperativa forestal. En este marco, más de 900 productores se beneficiaron por implementar distintas tecnologías y buenas prácticas de adaptación al cambio climático, además de 1.600 personas que participaron en talleres sobre manejo sostenible de la tierra.

De acuerdo con Daich, estas estrategias de adaptación permiten fortalecer nodos de producción, logística y consumo a nivel local y regional. Así, explicó, se acortan distancias en las cadenas de transporte, con la consecuente menor emisión, se incorporan productores de menor escala para ofrecer más y mejores alimentos.

El referente de Villarino recordó el antecedente de la Corporación de Fomento del Río Colorado (CORFO), creada en 1960 para desarrollar la zona de riego. De acuerdo con Daich, hoy 1.200 productores mantienen la red secundaria y terciaria de riego, 200 empleos directos operan y mantienen la red principal y 100 empleos indirectos aportan al mantenimiento de todo el sistema. Además, más del 90 por ciento de la demanda intensiva de mano de obra de Villarino y Patagones se genera gracias a este sistema de riego.

Sequía y desertificación

Según datos de Naciones Unidas, en el mundo se pierden 23 hectáreas por minuto, debido a la sequía y la desertificación, lo equivale a 12 millones de hectáreas cada año.

//Mirá también: Las empresas de energía esperan reducir las emisiones de dióxido de carbono en un 28% para 2030

La ONU pidió "actuar" ya para contra la sequía para evitar "desastres humanos"
Según datos de Naciones Unidas, en el mundo se pierden 23 hectáreas por minuto, debido a la sequía y la desertificación.

¿Qué pasa en Argentina? Las cifras del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible indican que, si bien más del 70 por ciento del territorio puede clasificarse como árido o semiárido, cerca de 100 millones de hectáreas están afectadas por procesos de erosión, que avanzan a razón de casi 2 millones por año. Estas tierras aportan cerca de la mitad de la producción agrícola y ganadera.

En este sentido, la Alianza para la Acción por una Economía Verde (PAGE, por sus siglas en inglés) apoya las iniciativas que contribuyen a restaurar y recuperar las tierras degradadas principalmente por la actividad humana y las variaciones climáticas. Desde PAGE remarcan "la capacidad de dichas iniciativas para disminuir los efectos del cambio climático y acelerar la transición hacia la descarbonización de las economías, con generación de empleo verde".

“El cambio climático y la transición hacia una economía verde implican cambios profundos en la estructura y composición del empleo. Si bien existe el riesgo de perder temporalmente puestos de trabajo, también está presente la posibilidad de crear nuevas oportunidades laborales y mejorar la calidad del empleo”, señaló Joaquín Etorena Hormaeche, coordinador nacional de PAGE, por parte de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

“Por eso la transición justa es un eje central tanto para la mitigación como para la adaptación”, precisó Etorena. En ese sentido, el coordinador nacional de PAGE consideró necesario desarrollar iniciativas conjuntas que promuevan objetivos ambientales y sociales, para garantizar un futuro con menos emisiones netas y condiciones de trabajo decente para todas las personas.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 07/07, 4:12 pm