PUBLICIDAD

Esta ciudad construirá la planta de hidrógeno renovable más grande del mundo

La producción de hidrógeno puede basarse en tecnologías relativamente limpias, como la electrólisis del agua alimentada con energías renovables.

La ciudad de Lancaster, en California, Estados Unidos, ha firmado un acuerdo de copropiedad para la mayor planta de producción de hidrógeno, ya construida o proyectada, del mundo.

Cuando esté a pleno funcionamiento, la planta producirá 11.000 kg de hidrógeno de desechos al día.

El proyecto

El anuncio es de la empresa SGH2 que ha firmado en estos días un acuerdo para la construcción y copropiedad con el municipio californiano. El proyecto tiene varios elementos característicos, además, por supuesto, del tamaño récord de la instalación.

Actualmente la producción de hidrógeno puede basarse en tecnologías relativamente limpias, como la electrólisis del agua alimentada con energías renovables, o en técnicas más sucias, como la gasificación del carbón.

California proyecta la planta de hidrógeno renovable más grande del mundo
El proyecto tiene varios elementos característicos, además, por supuesto, del tamaño récord de la instalación

La segunda opción siguen siendo las más extendidas en el mundo, ya que también son las más económicas. Sin embargo, estos procesos liberan dióxido de carbono y para que el vector sea verdaderamente limpio, sería necesario añadir plantas de captura y secuestro de carbono. Esto aumentaría los costes.

Lo que hace que el proyecto SGH2 sea interesante, al menos sobre el papel, es la capacidad de producir hidrógeno a partir de residuos con una cantidad mucho menor de CO2 que los sistemas de combustibles fósiles, pero a precios igualmente bajos.

La tecnología

La tecnología de esta planta puede procesar una amplia gama de residuos, incluyendo papel, neumáticos viejos, textiles y plásticos, que puede manejar sin derivar subproductos tóxicos.

El gas de síntesis es “lavado” y centrifugado hasta obtener una mezcla de hidrógeno, dióxido de carbono y monóxido de carbono. Este último se reacciona con vapor para obtener nuevo hidrógeno y CO2. Los dos gases se separan, capturando todo el dióxido de carbono.

"El Laboratorio de Berkeley ha llevado a cabo un análisis preliminar del carbono en el ciclo de vida, encontrando que por cada tonelada de hidrógeno producido, nuestra tecnología reduce las emisiones de CO2 eq en 23-31 toneladas. Se trata de 13-13 toneladas de dióxido de carbono menos por tonelada que cualquier otro proceso ecológico", explicaron sus responsables.

Además, mientras que la electrólisis requiere unos 62 kWh de energía para producir un kilogramo de hidrógeno, la tecnología de Solena es energéticamente positiva, generando 1,8 kWh por kg de hidrógeno. Esto significa que la planta es capaz de auto-alimentar parte del proceso.

De acuerdo con los términos del acuerdo, la planta entrará en servicio en el cuarto trimestre de 2022, alcanzando su pleno funcionamiento en el primer trimestre de 2023. Y produciendo hasta 11.000 kilogramos de hidrógeno a partir de residuos cada día.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 26/05, 4:05 pm