PUBLICIDAD
Alarma

El núcleo de la Tierra se detuvo y modificó el sentido del giro, ¿cuáles son las consecuencias?

Aunque esta situación parece la previa del apocalipsis, los científicos dijeron que no hay nada de qué preocuparse. ¿Ya pasó en otra oportunidad?

A partir de un estudio publicado por Nature Geoscience, se determinó que el núcleo de la Tierra se detuvo y (es muy posible) que haya invertido el giro en sentido contrario a la superficie del planeta.

¿Qué es el núcleo de la Tierra?

En simples palabras, es una esfera de hierro casi en estado puro que se encuentra a más de 5000 kilómetros de profundidad y, según aseguró un grupo de geólogos, se detuvo.

//Mirá también: Activistas ecológicos protestan contra la «impunidad» de Repsol

Los dos autores del trabajo son Yi Yang y Xiaodong Song, del Instituto de Geofísica Teórica y Aplicada de la Universidad de Pekín, en China. Ambos intentaron resolver un enigma vigente desde que, hace unas décadas, se confirmó que la Tierra contiene un planeta dentro de otro.

El núcleo de la Tierra se detuvo y (es muy posible) que haya invertido el giro en sentido contrario a la superficie del planeta.

El más pequeño sería el núcleo interno: una esfera sólida de unos 1.200 kilómetros de diámetro que gira libremente en un mar de hierro fundido y otros metales, conocido como núcleo externo.

Se detuvo el núcleo de la Tierra y gira en sentido contrario

La rotación libre de esta gigantesca esfera es como una dinamo que genera el campo magnético de la Tierra, que la protege de la radiación espacial y permite que haya vida humana y animal en su superficie.

//Mirá también: Qué países de América serían inhabitables debido a la contaminación en 2070

En torno a este núcleo mencionado se extiende el manto terrestre, con un espesor de casi 3.000 kilómetros, y por último, la corteza exterior, con apenas unos 40 kilómetros de espesor medio, lo que se convierte en una especie de “mamushka”.

Por este motivo, llegar al centro de la tierra es un reto imposible de resolver. Y esto no significa que alguien ya no lo haya intentado. Por ejemplo, a finales de los años setenta, científicos soviéticos hicieron un pozo en la península de Kola, al norte de Rusia, para intentar llegar.

La rotación libre de esta gigantesca esfera es como una dinamo que genera el campo magnético de la Tierra.

Luego de varios años de trabajo, lograron cavar solo 12 kilómetros de profundidad, lo máximo conseguido hasta el momento ya que la presión del agujero hace que las paredes se derrumben.

En consecuencia, el método habitual para entender qué sucede en zonas más profundas es analizar terremotos. La variación de las ondas sísmicas a medida que atraviesan el planeta desvela la composición interna del núcleo y su velocidad de rotación.

Qué ocurre si el núcleo cambia su giro

Aunque esta situación parece la previa del apocalipsis, los científicos dijeron que no hay nada de qué preocuparse. De hecho, esta situación ya se vivió entre 1960 y 1970, y no tuvo mayores efectos para la humanidad y el planeta.

//Mirá también: Argentina avanza en la construcción de un reactor nuclear para potenciar la producción local

Los cambios son más bien sutiles. Podría haber modificaciones en el campo magnético del planeta, o incluso la duración de un día podría ser ligeramente más corto, por algunos segundos.

Es más, ya se sabe que las 24 horas no fueron nunca exactas, sino que aumentan y disminuyen en una fracción de milisegundo cada seis años. También podría influir en el clima y el nivel del mar, según detalla El País.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 27/02, 12:15 pm