PUBLICIDAD
Informe

El 75% de los barcos de pesca industrial no están registrados

Un revelador estudio utiliza inteligencia artificial y satélites para exponer la actividad oculta en los océanos. Mirá el video.

En un estudio pionero publicado en la revista Nature, Global Fishing Watch lideró una investigación que emplea inteligencia artificial y imágenes de satélite para desvelar el impacto sin precedentes de la actividad humana en los océanos.

//Mirá también: La pesca de arrastre y el cambio climático sí están conectados y esta es la razón

La investigación, que muestra el uso industrial previamente no mapeado del océano, reveló que el 75% de los barcos pesqueros industriales del mundo operan fuera del alcance de los sistemas de monitoreo público.

El director de investigación e innovación en Global Fishing Watch, David Kroodsma, advirtió que «una nueva revolución industrial ha estado surgiendo en nuestros mares sin ser detectada, hasta ahora». El estudio revela que la actividad pesquera no rastreada se concentra en gran medida alrededor de África y el sur de Asia, con más del 25 por ciento de la actividad de transporte y energía también eludiendo los sistemas de seguimiento público.

IA e imágenes satelitales

El innovador análisis, realizado por investigadores de Global Fishing Watch, la Universidad de Wisconsin-Madison, la Universidad Duke, la UC Santa Bárbara y SkyTruth, utilizó 2 millones de gigabytes de imágenes de satélite de 2017 a 2021 para detectar embarcaciones e infraestructuras marítimas en aguas costeras de seis continentes.

//Mirá también: Hallaron una invasión de bolitas de plástico en la costa europea y preocupa a la comunidad científica

Fernando Paolo, ingeniero principal de aprendizaje automático en Global Fishing Watch, destaca la importancia del estudio al afirmar que «históricamente, la actividad de las embarcaciones ha sido pobremente documentada, limitando nuestra comprensión de cómo se utiliza el recurso público más grande del mundo, el océano». Utilizando tecnología espacial y aprendizaje automático avanzado, los investigadores lograron mapear la actividad industrial no revelada en el mar a una escala nunca antes vista.

El innovador análisis utilizó 2 millones de gigabytes de imágenes de satélite de 2017 a 2021 para detectar embarcaciones e infraestructuras marítimas en aguas costeras de seis continentes.

El estudio también revela cómo la actividad humana en el océano ha cambiado, con una disminución global del 12 por ciento en la actividad pesquera durante la pandemia de COVID-19. Sin embargo, la actividad de las embarcaciones de transporte y energía se mantuvo estable.

Además, durante el período de estudio, el desarrollo de energía en alta mar experimentó un notable aumento. Las estructuras petroleras aumentaron un 16 por ciento, mientras que los aerogeneradores se duplicaron, superando a las plataformas petroleras en 2021. China lideró el crecimiento en energía eólica marina, que se multiplicó por nueve desde 2017 hasta 2021.

Patrick Halpin, profesor de ecología geoespacial marina en la Universidad Duke, subraya que «la huella del Antropoceno ya no se limita a la tierra firme», destacando la complejidad del creciente espacio de trabajo industrial en los océanos.

Este estudio no solo destaca la magnitud de la actividad humana en el mar, sino que también sugiere el potencial de la tecnología utilizada para abordar el cambio climático. Mapear todo el tráfico de embarcaciones puede mejorar las estimaciones de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mar, mientras que la identificación de infraestructuras en alta mar es crucial para comprender los impactos del desarrollo de energía y monitorear la degradación marina causada por la exploración de petróleo. La información recopilada puede ser una herramienta valiosa para gobiernos, investigadores y la sociedad civil en la identificación de actividades ilegales y la gestión de recursos marinos.

Este estudio fue posible gracias al generoso apoyo de Bloomberg Philanthropies, National Geographic Pristine Seas y Oceankind, así como su socio tecnológico, Google, como beneficiario del proyecto The Audacious Project, una iniciativa de financiamiento colaborativo que cataliza el impacto social a gran escala. Global Fishing Watch anticipa que este trabajo innovador marca el comienzo de una nueva era en la gestión y transparencia de los océanos a nivel mundial.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 05/02, 1:48 pm