PUBLICIDAD
Curiosidad

Descubrimiento científico revela el secreto de la resistencia contra la erosión de la Gran Muralla China

Expertos en conservación de ecosistemas de suelo y agua compartió sus hallazgos en un artículo publicado en la prestigiosa revista Science Advances.

La majestuosa Gran Muralla China, una maravilla arquitectónica que serpentea a lo largo de cientos de kilómetros a través de las montañas y llanuras de China, se erige como un sitio histórico icónico e incomparable.

//Mirá también: Organizaciones sociales y ambientales rechazan offshore frente a las costas de Mar del Plata

La construcción monumental de esta red de murallas, fortalezas y otras estructuras defensivas se inició en el siglo VII a.C. y se prolongó hasta el siglo XVII d.C. A lo largo de los siglos, esta imponente estructura resistió la prueba del tiempo, y un reciente descubrimiento revela la presencia de una «piel viva» que ha desempeñado un papel esencial en su preservación.

Descubrimiento científico revela el secreto de la resistencia contra la erosión de la Gran Muralla China.

Un selecto equipo internacional de expertos en conservación de ecosistemas de suelo y agua compartió sus hallazgos en un artículo recientemente publicado en la prestigiosa revista Science Advances. Este estudio detalla la investigación y análisis de las biocortezas que crecen en distintas partes de la Gran Muralla China, desvelando su contribución crucial en la protección contra la erosión.

La Gran Muralla, erigida a lo largo de varios siglos desde aproximadamente el año 221 a.C., tenía como objetivo principal resguardar a la población que residía tras ella de posibles invasiones enemigas. Investigaciones anteriores indican que diferentes secciones de la muralla se construyeron con materiales diversos, principalmente tierra apisonada o piedra.

La tierra apisonada, elaborada a partir de la mezcla de materiales orgánicos e inorgánicos, es más propensa a la erosión, lo que plantea la interrogante sobre cómo las secciones de la muralla construidas con este material han logrado resistir el paso de los siglos.

El estudio, liderado por el Centro de Investigación sobre Conservación de Suelos y Agua y Medio Ambiente Ecológico de la Academia de Ciencias de China, se propuso entender las causas de la resistencia de ciertas secciones de la muralla y explorar métodos para su conservación. Surgió la posibilidad de que las biocortezas jugaran un papel crucial en este proceso.

Los resultados

Contrariamente a la suposición previa de que las biocostras, compuestas principalmente por cianobacterias, líquenes y musgos, aceleraban la erosión, el equipo de investigación recolectó muestras de biocortezas a lo largo de la muralla y las sometió a estudios en laboratorio para verificar esta hipótesis.

Los resultados revelaron que las biocortezas eran más resistentes que el material de tierra apisonada sobre el que crecían, siendo en algunos casos hasta tres veces más fuertes. Se descubrió que su resistencia se debía a la secreción de polímeros estrechamente unidos, lo que no solo ralentiza el proceso de erosión, sino que contribuye significativamente a la preservación de esta estructura histórica.

//Mirá también: Ambiente aseguró que renovó contratos de 450 brigadistas para combatir incendios forestales

Este descubrimiento se alinea con investigaciones similares realizadas por un equipo de la Universidad de Granada en Honduras, que demostraron que materiales vegetales orgánicos adicionados a los yesos por los antiguos mayas reducían la erosión de las estructuras de piedra que construyeron.

En la investigación reciente llevada a cabo por los expertos chinos, se confirmó que las biocortezas cubren el 67% de las secciones estudiadas, mejorando la estabilidad mecánica y reduciendo la erosión de la Gran Muralla. Comparadas con las secciones sin cobertura de biocorteza, aquellas con esta capa exhibieron notables mejoras, mostrando reducciones de entre un 2% y un 48% en porosidad, capacidad de retención de agua, erosión y salinidad, mientras experimentaban aumentos del 37% al 321% en resistencia a la compresión, resistencia a la penetración, resistencia al corte y estabilidad de los agregados. Este hallazgo ofrece una nueva perspectiva sobre la importancia de las biocortezas en la conservación de un patrimonio mundial tan significativo como la Gran Muralla China.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 03/01, 5:52 pm