PUBLICIDAD

Morgan Stanley da un paso al frente contra la contaminación ambiental: ¿qué hará?

El mayor financista estadounidense de las empresas de combustibles fósiles comenzará a informar a PCAF sobre las emisiones de carbono de sus clientes.

Morgan Stanley comenzará a informar las emisiones de carbono resultantes de sus préstamos e inversiones, con lo que proporcionará una mayor claridad que cualquiera de sus principales pares estadounidenses sobre cómo el banco contribuye al cambio climático.

La firma se convirtió en el primer banco importante de Estados Unidos en unirse a la Asociación para la Contabilidad Financiera de Carbono (PCAF, por sus siglas en inglés), dijo Morgan Stanley en un comunicado el lunes. Los 66 miembros formales del grupo, que representan más de US$5,3 billones en activos, están trabajando para impulsar a la industria financiera a contribuir a los objetivos del Acuerdo de París sobre cambio climático.

Morgan Stanley, con sede en Nueva York, también estará en el comité directivo de la asociación y ayudará a PCAF a desarrollar una norma de contabilidad global que las instituciones financieras puedan utilizar para medir y reducir su impacto en el clima. Otros miembros del comité incluyen ABN Amro Bank NV, Amalgamated y ASN Bank.

“Estamos entusiasmados de unirnos a PCAF y apoyar el importante trabajo que están llevando a cabo para construir una metodología que apoye los esfuerzos de los bancos globales para rastrear y medir los riesgos del cambio climático”, dijo Audrey Choi, directora de sostenibilidad de Morgan Stanley, en el comunicado.

Contra el cambio climático

Los bancos estadounidenses son los principales financiadores de contaminadores y han sido más lentos en considerar su propia contribución al cambio climático global que muchos de sus pares europeos.

PCAF, creada por catorce instituciones financieras holandesas en 2015, está trabajando para cuantificar el impacto en las emisiones de financiamiento para la industria de combustibles a base de carbono.

JPMorgan Chase & Co. otorgó más préstamos a compañías de combustibles fósiles que cualquier otro banco de 2016 a 2019, con US$269.000 millones, seguido de Wells Fargo & Co., con US$198.000 millones, según el grupo ambientalista Rainforest Action Network. Morgan Stanley fue el número 11 para el período, con US$92.000 millones.

La medida es un “paso importante en la dirección correcta para Morgan Stanley”, dijo Ben Cushing, representante sénior de campaña para Sierra Club, en una declaración separada.

“Wall Street está impulsando la crisis climática, y si los bancos quieren ser parte de la solución, deben comenzar por ser transparentes sobre el grado en que actualmente son parte del problema”.

Nuevas inversiones

Además, Morgan Stanley Investment Management ha lanzado un fondo de inversión con criterios ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG), que será gestionado por su equipo global de control de riesgos.

El ‘Morgan Stanley Global Balanced Sustainable Fund’ buscará oportunidades de inversión con el potencial de generar un impacto ambiental y social medible y positivo, junto con un retorno financiero.

Para ello, el equipo liderado por Andrew Harmstone invertirá en valores de renta variable y renta fija a nivel global, incluyendo renta variable de impacto y bonos verdes, así como instrumentos del mercado monetario y liquidez. 

Nuestro enfoque es muy flexible y, cuando anticipamos volatilidad, somos capaces de ajustar la exposición de la cartera a una amplia gama de clases de activos. El Fondo Global Balanced Sustainable brinda interesantes oportunidades para ofrecer rentabilidades ajustadas al riesgo atractivas a lo largo de un ciclo de mercado, al mismo tiempo que aporta beneficios ambientales y sociales tangibles», apunta el gestor.

Este fondo invertirá en valores de renta variable y renta fija a nivel global.

Cero emisiones

Además, sesgará la exposición de renta variable del fondo hacia compañías que apoyen la transición a una economía de cero emisiones netas de carbono. Entre el 5% y el 30% de los activos se invertirán en gestores que explícitamente aspiran a resultados ambientales y sociales positivos.

Como parte de su mandato ASG, el equipo gestor también se implicará con una selección de compañías, a través del diálogo y la votación por representación, para mejorar el impacto que tienen las compañías en las que invierten.

Hace unas semanas Morgan Stanley publicó una encuesta de la que se desprendía que el 80% de los inversores institucionales había integrado factores de sostenibilidad como estrategia de sus carteras para tratar de hacer frente a los riesgos que se les habían planteado en el último año.

Un 15% de los encuestados aseguraba incluir inversiones sostenibles, mientras que casi seis de cada diez preveían que llegado un punto sólo asignarán inversiones a gestores con un enfoque formal de ESG.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 22/07, 2:55 pm