PUBLICIDAD
Alimentación saludable

Made in Argentina: le encontraron la vuelta al asado vegano y crearon un negocio de exportación

En pandemia, los hermanos Alejandro, Juan y Pablo Rapallini, crearon un dispositivo para hacer verduras a la parrilla, lo patentaron y comenzaron a venderlo en redes.

Todo empezó en 2020, durante un típico asado familiar dominguero. Aunque Alejandro (42), Juan (48) y Pablo Rapallini (47) se reunían en forma virtual, debido a las restricciones por la pandemia. Ahora, además de disfrutar de un buen asado -con vegetales y todo- en las mejores parrillas de Buenos Aires, también será posible tenerlo en casa con la brochetera.

//Mirá también: Nutrilon4 se compromete al abordaje de una nutrición integral durante los primeros 1000 días de vida

Juan, el mayor, vive en Coronel Suárez, y Alejandro y Pablo en la ciudad de Buenos Aires. Un domingo Pablo les mostró a sus hermanos un implemento que estaba diseñando para hacer verduras a la parrilla sin necesidad de pincharlas. Alejandro y Juan tomaron la idea e hicieron sus aportes al diseño.

En un vacío de mercado, patentaron el diseño de la bochetera para parrilla

Al ver que no había algo similar en el mercado, los hermanos, que además son socios de una firma agropecuaria en Coronel Suárez, decidieron patentar el diseño. Hablaron con un herrero y empezaron a fabricar las primeras «brocheteras» a pedido, y a ofrecerlas en las redes sociales.

Los hermanos hablaron con un herrero y empezaron a fabricar las primeras «brocheteras» a pedido, y a ofrecerlas en las redes sociales.

Así nació «La Brochetera», un emprendimiento que hoy comercializa una línea completa de productos para la parrilla, incluyendo provoleteras, palas y atizadores para el fuego, condimentos y salsas, tanto en el mercado local como en Uruguay.

«Pensamos en crear un accesorio en el que se puedan asar verduras de forma sencilla, sin que se caigan o se rompan», cuenta Alejandro. «Cada vez hay más personas veganas, vegetarianas, o simplemente que quieren sumar verduras y frutas al asado, y la idea es no dejarlas afuera», destaca.

Así, los hermanos fueron intercambiando dibujos y prototipos hasta llegar a un diseño óptimo que se asemeja a un canasto o jaula de metal donde se colocan las verduras, e incluso frutas, pescados o mariscos, con un mango reforzado.

Hoy, ofrecen tres opciones que varían en cuanto al tamaño del canasto y el largo del mango. Todos los diseños para la parrilla -realizados con hierro enlozado y pintado; y mangos con cabos de madera-, permiten dar vuelta las brochettes de manera segura y rápida; y así obtener una cocción pareja.

Del hobby al emprendimiento

Los hermanos invirtieron en el proyecto unos $200.000 a fines de 2020. «Queríamos hacerlo profesionalmente y contactamos a un estudio de abogados que trabaja con nosotros en la firma agropecuaria, para patentar el diseño y la marca», relata el menor de los Rapallini.

//Mirá también: Bayer busca potenciar proyectos sustentables en salud y alimentación: cómo participar

Los hermanos invirtieron en el proyecto unos $200.000 a fines de 2020.

Si bien los hermanos tenían experiencia en el manejo del negocio agropecuario familiar, -una estancia en Coronel Suárez fundada por su abuelo-, arrancar un emprendimiento desde cero es algo bien diferente.

«Si comparamos este emprendimiento con el negocio familiar agropecuario, son muy distintos. El primero mueve mucho volumen, pero deja poco margen luego de los impuestos y el pago de insumos. En cambio con La Brochetera sumamos, diseño, marca y el margen es mayor», comenta el emprendedor.

Cómo comenzaron a producir

«Empezamos de a poco, publicitando el producto en las redes sociales, y los pedidos fueron creciendo por el boca a boca. Yo manejaba las redes, Pablo hacía los repartos y Juan se ocupaba de la parte productiva. Hicimos una primera tanda de 200 brocheteras; al mes siguiente nos pidieron 350, y en Navidad vendimos más de 500″, afirma Alejandro

Brocheteras de exportación

«Estamos lanzando una versión más chica para restaurantes. Todavía no apuntamos a ese canal de ventas, ya que, cuando arrancamos en pandemia, muchos estaban cerrados y entonces nos enfocamos en vender a los hogares y familias», explica.

//Mirá también: Marfrig presentó su Informe de Sostenibilidad 2021 con información financiera y socioambiental

Las versiones clásicas de brocheteras tiene un costo de $2500 y la firma ofrece pagos en 12 cuotas en su tienda online y envíos a todo el país.

Este año, a partir del pedido puntual de un cliente, comenzaron a exportar las brocheteras a Uruguay. Y próximamente piensan exportar a México y Estados Unidos, donde hay un mercado importante de clientes (argentinos y no) a quienes les gusta el asado.

Fuente: iProfesional

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 11/07, 3:48 pm