PUBLICIDAD
Estación científica

Así es el Proyecto Petrel, la base estratégica y sustentable en la Antártida

Martín Sakamoto describe la base como la futura entrada principal al continente antártico, por vía marítima y aérea.

La historia de la Base Antártica Petrel es extensa y compleja. Inició como un refugio de verano en 1952, se convirtió en una base permanente en 1967 y operó como tal hasta su cierre debido a un incendio. Su reapertura tuvo lugar el 9 de diciembre de 2021, en la isla Dundee del archipiélago Joinville. Las labores de recuperación comenzaron al año siguiente, lideradas por la dotación de 2023.

Martín Sakamoto, quien recientemente concluyó su cuarta campaña anual antártica como jefe de la Base Petrel, destaca la experiencia enriquecedora tanto a nivel personal como profesional. Describe la base como la futura entrada principal al continente antártico, por vía marítima y aérea.

//Mirá también: Qué significa la “nieve de sandía” que se extiende por América y amenaza a los glaciares

El desarrollo del «Proyecto Petrel» busca establecer una base autosustentable, de última generación y con tecnología de punta. Esta iniciativa incluye la construcción de dos pistas de aterrizaje y un muelle de 200 metros de longitud, elementos que representarán un avance significativo en el acceso al sexto continente.

Sakamoto detalla que la construcción de una pista de aterrizaje de 1000 metros de largo por 40 de ancho ha sido completada, marcando la inauguración del «Aeródromo Antártico Petrel». Destaca el arduo trabajo y la dedicación necesarios para esta hazaña, resaltando que la ubicación a nivel del mar y la constitución del terreno hacen de Petrel una pista casi natural.

La recuperación del hangar al 100%, destinado al resguardo de helicópteros, representa un logro significativo. Sakamoto menciona la instalación de un helicóptero Sea King este verano, para lo cual se utilizaron aproximadamente 450 bolsas de cemento. Se destaca la superación de desafíos relacionados con el viento y la adaptación del hangar para proporcionar condiciones de trabajo adecuadas a la tripulación.

En cuanto a las tareas realizadas, se menciona la finalización de las bases de la nueva casa de sistema modular, sobre la cual se erigirá la fabricada por Tandanor en el astillero Storni. Además, se han instalado tres cisternas de combustible de 25.000 litros, una batea antiderrame de última generación y una usina principal en el lugar donde se encontraba la antigua casa, completamente restaurada.

La gestión eficiente de residuos ha sido prioridad, con la totalidad de los desechos siendo transportados de regreso al continente. Sakamoto subraya que la base está ahora completamente limpia.

En la búsqueda de la autosuficiencia, la energía y el agua son elementos clave. Respecto a la energía, se destaca la construcción de un campo de paneles solares fotovoltaicos, con el objetivo de alcanzar 576 paneles para reducir el uso de combustibles fósiles y minimizar el impacto ambiental. En cuanto al agua, se aborda la complejidad del tema, especialmente en invierno, y se resalta la creación de una laguna artificial para garantizar el suministro a través del descongelamiento natural.

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 16/01, 2:47 pm