PUBLICIDAD
Campaña de Verano

Especialistas del Servicio Meteorológico Nacional desembarcaron en la Antártida para instalar nuevos equipos

El equipo llegó a la zona más austral del mundo con barómetros y termómetros para calibrar los instrumentos existentes y dejarlos "en condiciones".

Un equipo de especialistas del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) desembarcaron en la Antártida en el rompehielos ARA Almirante Irízar, que comenzó los trabajos de revisión e instalación de instrumental en la base antártica Carlini y visitará las otras bases permanentes (Marambio, San Martín, Orcadas, Esperanza, Belgrano II y Petrel) durante los 120 días que dure la Campaña Antártica de Verano.

«Nuestra función es ir por las bases permanentes llevando instrumental nuevo como barómetros y termómetros, calibrando lo existente, corroborando si está todo en condiciones y capacitando el personal», explicó el suboficial principal de Fuerza Aérea, Andrés Urbano, en diálogo con Télam.

Hace más de un siglo que el SMN está presente en el continente blanco -el más alto, frío, seco, ventoso y austral del planeta-, donde mide a diario variables meteorológicas y geomagnéticas que permiten conocer el estado de la atmósfera y los cambios que se van produciendo en el tiempo.

Cada base permanente tiene una oficina meteorológica donde se encuentra una parte del instrumental, lo demás se ubica en campos de observación al aire libre.

Los parámetros más importantes que miden son temperatura, presión, dirección e intensidad del viento, la humedad la visibilidad y la nubosidad.

Los datos son registrados y transmitidos por observadores meteorológicos de cada base a una oficina de pronóstico del centro meteorológico Marambio que recopila la información y la retransmite al continente. «Siempre tiene que haber personas en la medición porque la estación automática no registra la visibilidad, ni nubosidad», agregó Urbano.

«Los biólogos que trabajan estudiando pingüineras en Marambio, por ejemplo, deben conocer sobre el estado de las mareas y la temperatura del mar porque la base se encuentra ubicada como en una meseta», explicó el ingeniero electrónico platense Francisco Quarín, en diálogo con Télam.

Una de sus principales tareas en esta campaña será instalar sensores de temperatura y humedad para la estación automática de Base Carlini, administrada por la Dirección Nacional del Antártico (DNA) y el Instituto Antártico Argentino (IAA).

Si bien en el país, y en el continente americano, se están instalando estaciones automáticas, el SMN detectó que en el Sector Antártico Argentino había sensores que no eran acordes a este territorio y «gracias a una licitación, están entrando al país estaciones automáticas adaptadas, que es muy probable que, en la campaña que viene o en la próxima, se instalen en todas las bases», adelantó Urbano.

Esto se debe a que, para poder certificar que el dato meteorológico es oficial lo tiene que hacer un humano y no una estación automática ni un satélite, explicó el mendocino Vega.

Además, el experto en geomagnetismo y electrónica del SMN Juan Carlos Gil remarcó que «la clave de todo dato meteorológico y geomagnético es la continuidad: medir siempre de la misma forma desde el mismo lugar, lo que da la posibilidad de realizar pronóstico y predicciones».

Fuente: Télam

PUBLICIDAD
Fecha de publicación: 10/01, 11:22 am